Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Oscars 2015 | La ganadora de Un Certain Regard, estandarte de Hungría

    Feher Isten

    White God (Feher Isten), la película ganadora de Un Certain Regard y representante electa de Hungría para los Óscar, es el clásico ejemplo de división sin condiciones. O convence, o parece una tomadura de pelo. Así se lo tomó la crítica en la pasada edición del Festival de Cannes, donde, de lejos, no era la favorita para llevarse el máximo galardón de su apartado. Y es que este cuento alegórico narrado por Kornél Mundruczó, y que tiene a canes como protagonistas durante dos tercio de metraje, tiene el marchamo de convertirse en la típica cinta entrañable con momento efímero de gloria. No se puede negar su originalidad, algo que puede convencer al académico, pero a todas luces es un más una excentricidad que un ejercicio de buen cine. Por ello, White God no debería tener demasiadas oportunidades pero sí podría dar guerra. Supondrá la 50ª incursión magyar en los premios más importantes del cine. Tan sólo una vez se llevó el galardón. Lo hizo István Szabó con Mephisto en 1981. János Szász —que pasó el primer corte en 2013 con la ganadora del Globo de Cristal El gran cuaderno—, Béla Tarr o Gyorgy Palfi han sido algunos de los nombres de prestigio que lo han intentado. Solo siete nominaciones más en cuarenta y nueve años de intentos. White God no será la segunda vez que el preciado trofeo aterrice en Budapest. Al menos, desde nuestro punto de vista. El voto iba con la dulce For some inexplicable reason, de Gábor Reisz, esa versión ultranaif de 500 days of summer que al menos haría reír al público con su sinfín de ocurrencias.

    Gonzalo Hernández, en su cobertura de Cannes, dedicó unas palabras al filme de Mundruczó: «...podría ser la versión hardcore de una Disney pasada de rosca que buscase estrenar en Sitges, pero esto es Cannes y la sensación general ha sido de desconcierto. Uno se siente engañado, que le han tomado el pelo de mala manera, que en realidad el cineasta se está riendo más de nosotros que con nosotros. Todo es maniqueo hasta la risa. Las metáforas son explicitas y la cinta es demasiado manipuladora...».

    Nominadas de Hungría en los Óscar

    Los muchachos de la calle Pal (A Pál-utcai fiúk), de Zoltán Fábri. 1968
    Juego de gatos (Macskajáték), de Károly Makk. 1972
    Húngaros (Magyarok), de Zoltán Fábri. 1978
    Confianza (Bizalom), de István Szabó. 1980
    Mephisto, de István Szabó. 1981
    Revolt of Job (Jób lázadása), de Imre Gyöngyössy, Barna Kabay. 1983
    Coronel Redl (Redl ezredes), de István Szabó. 1984
    El adivino (Hanussen), de István Szabó. 1988


    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]