Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    Reseña TV | Manhattan

    Manhattan

    La construcción del horror

    crítica de Manhattan (2014-) | Episodio piloto

    WGN | EE.UU., 2014. Director: Thomas Schlamme. Guión: Sam Shaw. Reparto: John Benjamin Hickey, Olivia Williams, Daniel Stern, Rachel Brosnahan, Ashley Zukerman, Harry Lloyd, Michael Chernus, Christopher Denham, Katja Herbers, Alexia Fast, Eddie Shin, Mark Moses, Daniel London, Josh Cooke, Carole Weyers. Fotografía: John Lindley. Música: Jónsi & Alex.

    Cuando uno piensa que no deben quedar muchos periodos históricos sobre los que construir el núcleo central de una serie, llega una propuesta como Manhattan y te hace darte cuenta de que en realidad quedan bastantes. De confuso título (uno sospecha que Proyecto Manhattan estaba legalmente cogido o que el creador Sam Shaw no quería ser tan obvio), la serie se sitúa 2 años y 66 días antes de la implosión de la bomba atómica en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki y pretende llevarnos tras las bambalinas de la construcción del arma de guerra más letal: la bomba atómica. El espectador medio de 2014 tiene una idea más o menos profunda de lo que significó la detonación del artefacto, pero los personajes de 1943 no, y Shaw se beneficia de esta dinámica para crear un interés instantáneo, aunque el capítulo tenga algunos tics de “televisión de calidad” discutible. Es en la manera de presentar los conflictos, mil veces vista, donde más flojea un capítulo notable, que acierta al transmitir la sensación de extrañeza que debió ser vivir en medio de ninguna parte, tratando de no hacer muchas preguntas y corroidos por el misterio.

    Manhattan arranca dejando claro su centro de interés, el doctor Frank Winter y su obsesión personal por evitar la muerte de miles de jóvenes estadounidenses en la II Guerra Mundial. En medio de la noche juega al golf en el desierto, está casado con otra doctora y su opinión es tan respetada como cuestionada su excéntrica figura. Sus gestos y acciones nos dicen mucho de él, así como sus reacciones a los eventos que narra ya de entrada el piloto, uno de esos primeros capítulos que presenta las tramas a la vez que las pone en funcionamiento, sin mucho tiempo que perder. El conflicto dramático está servido con los diferentes grupos de expertos con planes paralelos, toda una astuta idea del gobierno; y la llegada de Charlie Isaacs y su familia al lugar, lo que promete ramificaciones algo oscuras en la historia, habida cuenta de que ya ha mentido a su mujer para calmarla un poco. El reparto, compuesto en parte de caras populares de otras series de éxito, cumple con competencia el empezar a dar vida al grupo de personajes protagonista, pero la audiencia algo avispada se debate entre jugar a ver cómo se cumple el estereotipo al que dan/parecen dar vida o si tener paciencia y esperar algún atisbo de originalidad.

    Manhattan

    Casi como si de una estrategia secreta se tratara, este You always hurt the ones you love está puntuado de ramalazos de buena televisión, como la subtrama de Sid Liao y el contrabando de secretos, con su inquietante final; la confesión de Frank a la única persona que no puede entenderle o la visión nada complaciente del gobierno de Estados Unidos. Si el creador debe camuflarlos entre otras historias (o manera de contar las historias) más típica, quedará comprobar si el pulso lo gana lo estándar o lo que se sale un poco de la norma. Es importante apuntar que el trabajo anterior de Shaw ha sido en Masters of sex (2013-), lo cual se deja notar un poco para mal. El enfoque está en la parte emocional de la Historia, lo que estos personajes pudieran sentir con la intensa misión que tenían a sus espaldas y los pocos asideros que tenían sus familias. En un mundo (el televisivo) como el que vivimos ahora, no se puede uno conformar con un producto correcto y cuyos recovecos suenen a visto. No, hay que distinguirse mediante la originalidad, el riesgo y el talento. Estamos solo ante la segunda serie de la cadena WGN, que debutó en la producción de contenido original con Salem (2014-), hace unos meses. Vistos estos casi 56 minutos de episodio, hay trabajo por delante si se quieren equilibrar mejor las diferentes partes involucradas. A ver qué pasa en los 12 capítulos restantes. 70/100

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Si bien es bastante morosa al principio del metraje, con el devenir del mismo cobra interés. Correctas interpretaciones de Colin Firth y, sobre todo, de Jeremy Irvine. Podía haber sido más, pero es lo que es. Casi buena: 6 puntos.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]