Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Locarno 2014 | Palmarés

    Locarno 2014

    Filipinas da lustre al Pardo

    Palmarés de la 67ª edición del Festival Internacional de Locarno

    En una programación huérfana de apellidos mediáticos, sienta bien que el máximo galardón de un festival tenga como destinatario uno de esos nombres que supuran prestigio. El filipino Lav Diaz jamás será portada de Esquire o Variety, pero ni falta que hace. Es uno de esos cineastas comprometidos que convierten en oro cualquier historia y por el que se pelea cualquier certamen de categoría. Como ocurriera en la pasada entrega de Karlovy Vary, en Locarno ha triunfado la mejor película, la que apuesta por una idiosincrasia y profundidad cada vez más adulterado en la producción de autoría. Mula sa kung ano ang noon (título anglosajón: From What is Before) no solo obtiene la justicia de la competición, también añade valor a un evento tan rico e interesante como el helvético. Díaz ahonda, de nuevo, en otro pequeño de la revolución filipina de los setenta con su peculiar estilo. El cine sin efectos, el cine como una versión naturista, desnuda y gratificante. Locarno, probablemente, ha sido la primera gran parada de un filme destinado a ser protagonista en el último tercio de año. Pero la obra de Díaz no ha sido la única relevante exhibida en la Piazza Grande. Yuri Bykov, Gabriel Mascaro y Pedro Costa siguen con una evolución ascendente en sus filmografías y han otorgados tres filmes que dejan poso. El jurado así lo ha atestiguado ya que los tres han completado un palmarés donde hay hueco para una de las cintas destacadas de Sundance, Listen Up Philip, y una actriz de nivel como Ariane Labed.

    Premios y balances aparte, esta 67ª edición deja la polémica de la no-presencia (por llamarlo así) de Roman Polanski en Suiza. Un hecho que ha desatado numerosos comentarios negativos del público, instigados por una organización de nuevo decepcionada por esos giros del maestro franco-polaco. Para sentar cátedra ya estaban Juliette Binoche y el gran Víctor Erice, al que se le dedicó una retrospectiva y se le otorgó el Leopardo honorífico. El director vizcaíno dejó en la ciudad suiza una de las frases del festival: «Que una película americana cope 400 salas es una forma de invasión». Una hiriente verdad proclamada en el mejor escenario posible; Locarno, un año más, se afianza como uno de los grandes bastiones (junto a Karlovy Vary y Róterdam) del cine de autor más modesto y experimental. Ese que nunca tendrá hueco al lado de los gigantes del otro lado del Atlántico. Es por ello de la importancia de festivales como este. Ese vano que concede aire, luz y originalidad.

    Lav Diaz, Leopardo de Oro en Locarno

    CONCORSO INTERNAZIONALE


    Leopardo de Oro a la mejor película: Mula sa kung ano ang noon, de Lav Diaz (Filipinas)
    Premio Especial del Jurado: Listen Up Philip, de Alex Ross Perry (Estados Unidos)
    Mejor director: Pedro Costa, por Carvalho Dinheiro (Portugal)
    Mejor intérprete femenina: Ariane Labed, por Fidelio, l’odyssée d’Alice (Lucie Borleteau, Francia)
    Mejor intérprete masculino: Artem Bystrov, por Durak (Yuri Bykov, Rusia)
    Mención especial: Ventos de agosto, de Gabriel Mascaro (Brasil)

    CONCURSO CINEASTI DEL PRESENTE


    Leopardo de Oro al Cineasta del Presente: Navajazo, de Ricardo Silva (México)
    Mejor director: Simone Rapisarda Casanova, por La creazione di significato (Canadá)
    Premio especial del jurado: Los hongos, de Oscar Ruiz Navia (Colombia)
    Mención especial: Un jeune poète, de Damien Manivel (Francia)

    PARDI DI DOMANI


    Concurso internazionale

    Pardino de Oro: Abandoned Goods, de Pia Borg y Edward Lawrenson, Gran Bretaña
    Pardino de Plata: Shipwreck, de Morgan Knibbe (Holanda)
    Mención especial: Muerte blanca, de Roberto Collio (Chile)
    Nominación de Locarno para los EFA: Shipwreck, de Morgan Knibbe (Holanda)
    Premio Film and Video: Hole, de Martin Edralin (Canadá)

    Concurso nazionale

    Pardino de Oro: Totems, de Sarah Arnold (Francia)
    Pardino de Plata: Petit Homme, de Jean-Guillaume Sonnier (Suiza)
    Premio Action Light: Abseits der Autobahn, de Rhona Mühlebach, Suiza

    PREMIO PIAZZA GRANDE


    Premio del público: Schweizer Helden, de Peter Luisi, Suiza
    Variety Piazza Grande Award: Marie Heurtin, de Jean-Pierre Améris, Francia

    Retrato del cineasta silencioso. Lav Diaz, Leopardo de Oro 2014 | Locarno Film Festival

    FIPRESCI

    Mula sa kung ano ang noon, de Lav Diaz (Filipinas)

    PREMIO DEL JURADO ECUMÉNICO

    Durak, de Yuri Bykov (Rusia)

    PREMIO EUROPA CINEMAS LABEL

    Fidelio, l’odyssée d’Alice, de Lucie Borleteau (Francia)



    El fulgor efímero

    1 comentarios:

    1. farragosa crítica que no invita a nada....

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]