Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    Crítica en Serie | Power (Temporada 1)

    Power (temporada 1)

    Estilizada historia callejera

    crítica de Power (2014-) | Temporada 1 | ★★★

    Starz | 1ª temporada: 8 capítulos | EE.UU, 2014. Creadora: Courtney Kemp Agboh. Directores: Anthony Hemingway, John David Coles, George Tillman, Jr., Kari Skogland. Guionistas: Courtney Kemp Agboh, Lauren Schmidt Hissrich, Sascha Penn, Randy Huggins, Salvatore Stabile, Raphael Jackson, Jr., Damione Macedon, Vladmir Cvetko. Reparto: Omari Hardwick, Naturi Naughton, Lela Loren, Joseph Sikora, Andy Bean, Adam Huss, Kathrine Narducci, Luis Antonio Ramos, Greg Serano, Sinqua Walls, Lucy Walters, Shane Johnson, Leslie Lopez, Vinicius Machado, 50 Cent, Diane Neal, Enrique Murciano, Victor Garber, Debbi Morgan. Fotografía: Tim Ives, Martin Ahlgren. Música: Jeff Russo.

    Poco a poco, Starz está componiendo una parrilla de lo más atractiva, donde se pueden encontrar series de diversa índole, co-producciones en forma de miniserie y una suerte de respeto por la figura del creador televisivo. Respeto porque en esta cadena no se trabaja de la manera habitual, con la presentación de un piloto que se rueda y en función del resultado se piden más capítulos. No. Starz tiene en nómina a grupos de guionistas, como una especie de taller, y les permite desarrollar contenido original que suele materializarse en una (o dos) temporada(s) que se ordenan directamente, sin tener que rodar un episodio piloto. Vista la temporada de Power, uno agradece que la serie renovara por una segunda temporada hace unas semanas, y es que termina de la manera más abierta posible, negándonos más de un clímax esperado y sorprendiendo un poco con algunas de las decisiones, que revelan a un grupo de guionistas con las cosas claras en cuanto a planear tramas se refiere.

    Courtney Kemp Agboh ha puesto en marcha una historia con partes mil veces vistas pero que se ve y escucha con interés, que se hace algunas preguntas curiosas y que centra su foco en un sector de la población que las series no suelen tener como grupo protagonista: los negros y latinos. De hecho, el tema racial y los prejuicios salen a colación varias veces a lo largo de los ocho episodios, y en diferentes manifestaciones. Power parece querer ser en ocasiones la serie de las minorías, no solo por la composición de su reparto sino por su nómina de directores, con dos afroamericanos (Anthony Hemingway y George Tillman, Jr., que debuta en la televisión) y una mujer (Kari Skogland). Este carácter beneficia la propuesta pero también hace que aparezca el factor de los clichés, tópicos que invaden a más de un personaje (el Tommy al que interpreta deficientemente Joseph Sikora) y que perjudican la experiencia, haciéndola predecible. Aún así, el valor de la creadora para plantear una premisa así debe ser reconocido. A saber, Power cuenta la historia de James St. Patrick, “Fantasma”, poderoso narcotraficante de Nueva York que decide empezar a lavar dinero a través de un club, apropiadamente llamado “Truth”. Lo que su familia y amigos no saben es que Fantasma, por un hecho o cadena de hechos que no se establecen con claridad en la temporada, quiere probar a hacer vida de manera legal, siendo solo James. La situación se complica cuando su primer amor vuelve a su vida, la fiscal Ángela Valdés, que está investigando la red de drogas de la ciudad. Los guionistas se las ingenian para que sus personas profesionales nunca se crucen, aunque crean con acierto una tensión constante, especialmente conforme avanzan los episodios.

    Power (temporada 1)

    Como todo buen drama por cable que además toca temas criminales, existe una tupida red de personajes y subtramas para que no haya momentos bajos en los 58 minutos de cada capítulo. Hay personajes más logrados que otros (Kantos apenas existe), y las tramas en las que están sumergidos no aportan nada especialmente novedoso, pero la historia criminal tiene giros inesperados y los personajes cruzan sus caminos envueltos en una conseguida atmósfera de peligro. La subtrama de la sicaria de las zapatillas rosadas, con su jefe sorpresa; o el informante con querencia por las jovencitas proporcionan momentos de altura, que contrastan con los aburridos y tópicos líos sentimentales de los protagonistas, aunque la serie pueda presumir de unas escenas de sexo sensuales y atrevidas, algo siempre bienvenido cuando ésa es la intención. El imbuir al protagonista de ese carácter fatalista y romántico (su matrimonio parecía ya hastiado y está enamorado de Ángela) se une a sus dudas existenciales, materializadas en un juego visual que quiere enfatizar su dualidad todo el tiempo. Espejos, superficies brillantes, sangre bajo el traje de trabajo... una especie de estampas visuales para que nos demos cuenta de la presión sobre sus hombros.

    50 Cent, o Curtis Jackson, ha sido uno de los principales impulsores del proyecto, y no solo es productor ejecutivo sino que compone la canción de la preciosa cabecera y se reserva un importante rol secundario que en la segunda temporada tiene pinta de crecer en importancia; Kanan, mentor de Fantasma y Tommy y cuyo hijo es chófer de Jaime y está colado por Tasha, su esposa. La influencia del cantante se deja ver para mal en ocasiones, con sobados montajes musicales llenos de los clásicos recursos de manual del videoclip. Eso contribuye a darle una sensación de estilo a la serie que resta efectividad a lo descarnado que se está contando, pero que uno asume se hace para no perder al espectador y mantenerlo entretenido. Terminada la temporada y sembrados los posibles conflictos de cara a la siguiente decena de entregas, se puede decir que Power es irregular y no ha cumplido las expectativas de calidad de su atractiva premisa, pero que contiene los suficientes elementos de interés para que la audiencia pueda esperar con ganas la nueva tanda de episodios. | ★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]