Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Black Coal

    Black Coal, Thin Ice

    Grietas en el hielo

    crítica de Black Coal | Black Coal, Thin Ice (Bai ri yan huo), dirigida por Yinan Diao, 2014 | ★★★

    La sombra de Raymond Chandler planea sobre cada rincón de la ciudad que Yinan Diao escenifica en este melancólico recorrido por algunas de las miserias de China. Es el reflejo social transformado por el prisma del cine negro, de la misma forma que Chinatown (1974) sentenciaba la naturaleza violenta de su mundo en su última escena o La jungla de asfalto (1950), lo despiadado de los bajos fondos de una gran ciudad americana. El cine negro está ahí, no sólo por sus tramas, sino, en mayor medida, por lo trágico de su contenido y, en especial, de sus personajes. Black Coal, Thin Ice (2014) podría ser una relectura perfecta —con la genuina sensibilidad asiática— del clásico cine noir de Hollywood. Tras un tiroteo en el que resultan asesinados dos compañeros en acto de servicio, Zhang es destituido para acabar ganándose la vida como guarda en un puesto de carretera. Cinco años más tarde, y con el alcoholismo y la desgana inherentes a todo protagonista adscrito al género, decide reabrir el caso cuando llega a sus oídos cierta información relacionada con la aparición de dos cadáveres. Ambos con el mismo modus operandi que el cadáver descubierto hace años. El mismo que condenaría su trabajo y su matrimonio.

    La razón clave para reabrir el caso es obvia atendiendo a su sello. Todas las víctimas están relacionadas con una única mujer: Wu Zhizhen. Viuda y dependiente de una lavandería. Reservada y discretamente atractiva, se mostrará recelosa cuando Zhang decida hacer un primer acercamiento casual para seguir sus pasos y costumbres. De alguna forma, ella es la clave para entender los crímenes. Y así, Diao centra por fin el foco: una ambigua relación entre sospechoso y agente que acaba tornándose cada vez más siniestra y peligrosa. Zhang y Wu conocen la amenaza y los terrores ocultos de su país; los que se ocultan bajo las capas de carbón y las grietas de hielo del título americano (Black Coal, Thin Ice), entre los callejones de barrios industriales en los que sus ciudadanos apenas son considerados como mano de obra útil; entre esta dualidad que se mueve entre lo personal y lo genérico; entre una relación sentimental y el contexto de un país que empieza a cambiar. Es ahí donde está el talón de Aquiles de Diao: la falta de foco. La dispersión de la trama exige una atención extra del espectador, pues es fácil desconectar si uno no está atento a la información que se va a administrando. El director prefiere el hipnotismo de una hermosa fotografía nocturna, de neones rojos y amarillos, y pistas de hielo a medianoche, descuidando el ritmo y perdiendo fuelle. En contraste, el trabajo de puesta en escena es inapelable, sobre todo cuando uno ve como el cineasta consigue unir la tragedia y el absurdo en una sola escena: la del tiroteo que acaba con la carrera de Zhang al poco de empezar el filme. En ella se resume el tono entero de la obra.

    Black Coal, Thin Ice

    El surrealismo de esa escena enlaza con su desenlace: una metafórica secuencia que hace alusión al título original chino: Daylight Fireworks, y que busca la plasmación de una idea antes que una conclusión cerrada. Es un final de corte poético que ya ha ido adelantándose a través del tratamiento cada vez más romántico de ciertos momentos, como el de la revelación en el coche y que supone un punto y aparte en la historia. Variando los encuentros y conversaciones entre Wu y Zhang, que se convierten en los momentos culmen y en los mejor escritos. Diao expresa su descontento, a través de su protagonista, en su reserva y falta de prejuicios a la hora de juzgar a la viuda. Un personaje que adquiere entidad mediante la visión que Zhang —y por extensión el director— ofrece al espectador de ella. Como toda femme fatale de cine negro, Wu Zhizhen oculta su letalidad bajo una inocencia que su rostro expresa sin necesidad de palabras. Y para ello la contenida expresividad de la actriz Lun Mei Gwei es vital. Es curioso, o por lo menos llama la atención que, a diferencia de la perversión que transmitían mujeres como Barbara Stanwyck o Lauren Bacall, Wu esté dibujada con una apariencia tan conscientemente ingenua. En ese sentido el casting está muy bien realizado y Fan Liao, el actor protagonista, consigue que entendamos las acciones de Zhang para con Wu llegado cierto nivel de confianza

    Sin duda, Black Coal, Thin Ice adquiere más valor y se disfruta más si uno, simplemente, se deja llevar por la atmósfera que transmite esa ciudad triste, donde la muerte de un hombre significa poco y el mutismo es lo cotidiano. A pesar de la irregularidad con la que Diao mantiene la tensión, es seguro que ésta será la película de su carrera como director que más público capte, pues apela a un género que todo el mundo conoce y con el que ya saben cómo relacionarse. Ya sea si has leído alguna novela de Dashiell Hammett como si has visto El sueño eterno (1946), al final parece que en realidad poco importa lo que nos hayan contado. Con lo que te quedas es con la sensación de tragedia en el aire, con los claroscuros de sus personajes, y con el tenebrismo de los bajos fondos urbanos. Es lo que siempre han transmitido estas historias. Lo que han destilado a través de las puñaladas, los balazos, los desengaños y las traiciones: la idea del ser humano como víctima de su propia naturaleza egoísta, pasional y desencantada. Un monstruo para sí mismo. | |

    Gonzalo Hernández Espinosa
    Enviado especial a la Berlinale 2014


    China, 2014. Título original: Bai ri yan huo. Director: Yinan Diao. Guión: Yinan Diao. Intérpretes: Fan Liao, Lun Mei Gwei, Xuebing Wang. Fotografía: Dong Jingsong. Música: Wen Zi. Productoras: Omnijoi Media, Boneyard Entertainment China, China Film Co. Presentación oficial: Berlinale 2014. 12 de Febrero de 2014.


    Black Coal, Thin Ice póster
    En cuerpo y alma

    1 comentarios:

    1. Por muy buen trabajador q seas si la cagas te echan, a qui y en la patagonia.
      Mentir si, pero al final la verdad prevalece.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]