Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Andrea Arnold salta el Atlántico con 'American Honey'

    Cumbres borrascosas, de Andrea Arnold

    Se la echaba de menos. Tras tres películas, cada cual con mayor presupuesto y ambición pero sin perder un ápice de su estilo, el 2015 supondrá el retorno de la cineasta británica Andrea Arnold. Y lo hará, como manda ese canon no escrito del cine europeo, en territorio americano. American Honey –aún se desconoce si es un título provisional o definitivo— supondrá su debut en la industria más importante del mundo. Pero lo efectuará, eso sí, según sus propios códigos. Por lo pronto, la actriz protagonista, como ocurriera en sus anteriores cintas, será una completa desconocida. El casting, que cierra este 7 de agosto, busca una chica de 18 años de edad y aspecto vitalista. Esto, junto a una sinopsis bastante –una adolescente con nada que perder se une a un equipo de ventas de revistas de viaje, y se ve atrapado en un torbellino de amores, largas fiestas y rupturas de la ley mientras entrecruza el Medio Oeste con una banda de inadaptados.— son los únicos datos que se conocen de una producción que comenzará a rodar en septiembre. No sería descabellado pensar que pudiera ser una de las integrantes de la Sección Oficial del Festival de Cannes.

    Y más habiendo dado la noticia de este proyecto en la Croissete, dónde Arnold era la presidenta del jurado de la Semana de la Crítica. Sería, pues, la tercera visita a la Costa Azul, tras su paso con Red Road (Competición, Premio del Jurado, 2006) y Fish Tank (Un certain regard, 2009), su último gran encuentro con la crítica. Algo que no sucedió del todo con Cumbres borrascosas (Wuthering Heights, 2011), su propuesta más reciente, que fue presentada con cierto éxito en Venecia (premio a la Mejor Fotografía) pero que después tuvo un paso comercial bastante pobre pese a su excelente envoltorio y una primera parte desgarradora. Con American Honey, Arnold debería dar el salto definitivo en su filmografía, acotada a la post-adolescencia, a las almas perdidas y a ese fango etéreo que envuelve todas sus atmósferas.

    Filmografía|

    Wasp (2003, cortometraje, Palma de Oro en Cannes)
    Red Road (2006)
    Fish Tank (2009)
    Cumbres borrascosas (Wuthering Heights, 2011)
    American Honey (pre-producción, 2015)

    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]