Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Karlovy Vary 2014 | Día 3. Críticas: ‘Adventure’, ‘Patchwork Family’ y ‘Norway’

    Presentación de Adventure

    El vampiro Nureyev

    Crónica de la tercera jornada de la 49ª edición de Karlovy Vary
    Críticas|
    Adventure, de Nariman Turebayev
    Patchwork Family, de Pascal Rabaté
    Norway, de Yiannis Veslemes

    Definitivamente, Karlovy Vary es final del vórtice de la República Checa. Sólo así se puede explicar la cantidad de personas que se mueven en el centro cultural. A tres transeúntes por metro cuadrado. Casi siempre con un vaso o una botella en la mano. Da igual la hora del día. Lo mismo ocurre con el ocio. Pubs y afters abiertos las 24 horas. Gente bailando, socializándose… sólo así se explica que cada minuto suenen las sirenas de ambulancias o coche de policías. ¿La excusa es el cine? Da la sensación que no. Por su accesibilidad, digamos que Karlovy Vary es para los checos lo que Costa da Caparica para un lisboeta o Huelva para un extremeño. La evasión, el ambiente, el recoveco donde los jóvenes comienzan sus vacaciones. Pasear por la linde del río Ohre supone contemplar un ordenado reguero de personas haciendo botellón pies colgando. En la noche es cuando la ciudad de la Bohemia coge impulso. Por su belleza y por su meteorología. La humedad se marcha y la temperatura se sitúa en unos cómodos 20 grados. Y mientras sucede todo esto, un servidor pasa su tiempo viendo Norway, una cinta griega sobre vampiros que provoca una estampida de época en el Kinosál A, la particular sala de tortura del festival. La tentación de huir y lograr la victoria surge cada cinco minutos. Finalmente, espero hasta el fundido a negro decorado por una patética música tecno. La profesionalidad y sus paradojas.

    Pero la aberración de Veslemes no es la única cinta del día. Tras los fallidos intentos de ver The Rover e Incompresa sold out mediante—, la competición ha proseguido con dos sugerentes obras, dentro de la medianía habitual del apartado oficial. Una kazaja, Adventure, que invoca a Dostoyevski; y una francesa, Patchwork Family, bastante divertida y ligera. Esta última, además, me ha permitido mi primera proyección en la sala principal. Una maravilla, como esta ciudad y el ritmo que transpira.

    Adventure (Priklyuchenie), de Nariman Turebayev

    ADVENTURE

    Priklyuchenie
    Dirigida por Nuriman Turebayev
    Nariman Turebayev
    Productora: Kazakhfilm, Arizona Productions
    Países: Kazajistán, Francia
    Reparto: Azamat Nigmanov, Aynur Niyazova
    Competición

    Adaptación libre de la novela de Fiódor Dostoyevski Noches blancas que supone otro paso más de una cinematografía kazaja cada vez más presente en los certámenes de máxima categoría. De nuevo, con Kazahkfilm como productora de marras. Se nota que el dinero de los gaseoductos y de otras actividades menos lícitas de los magnates del antiguo segmento soviético también cae hacia la cultura. Otra cosa es el talento, algo que es indudable viendo Harmony Lessons o esta Adventure. La firma Nuriman Turebayev, una cineasta con una sólida trayectoria en su país que ya pasó por Karlovy Vary en 2004 (en East of the West) con Little Men (Malenkiye lyudi, 2003). Ahora, vuelve a la República Checa con esta interesante fábula sobre un joven y solitario guarda de seguridad que conoce, por avatares, a una misteriosa y díscola señorita. A partir de ahí, comienzan una relación que funciona según el frágil humor de la guapa joven: una montaña rusa. Hay dos conclusiones que emergen tras el final del filme. La primera es que algo le falta; quizá, no ahonda todo lo que debiera en la figura de la enigmática protagonista. La segunda, es que es innegable su elegancia. Turebayev traslada al celuloide con mucha clase la obra del maestro ruso. Sus intérpretes, como era de esperar, absolutamente desconocidos, componen unos personajes de fácil conexión con la platea. En especial, la magnética Aynur Niyazova. Es compresible la fascinación del tímido vigilante nocturno por esta dama que expira peligro por sus poros. Adventure parece más una ópera prima que un trabajo de alguien consolidado. Aún sí, resulta satisfactoria gracias a esa ambientación onírica que lleva en volandas a dos seres destinados a unirse y separarse. No sería de extrañar que Turebayev y sus chicos aparecieran en el palmarés del próximo sábado. | ★★★★★ |

    Patchwork Family (Du goudron et des plumes), de Pascal Rabaté

    PATCHWORK FAMILY

    Du goudron et des plumes
    Dirigida por Pascal Rabaté
    Escrita por Pascal Rabaté, Antoine Pinson
    Productora: Loin Derrière l´Oural
    País: Francia
    Reparto: Sami Bouajila, Isabelle Carré, Talina Boyaci
    Competición

    Con la presencia de su director se ha exhibido en el Grand Hall Du goudron et des plumes, una comedia cuasi familiar destinada a ser un éxito de taquilla allá por donde vaya. El filme supone la segunda participación de Rabaté en el KVIFF. En 2011, obtuvo el premio al Mejor Director por Holidays by the Sea (Ni à vendre ni à louer, 2011). Su nueva propuesta no sorprende pero sí hacer pasar un rato agradable. Básicamente, por la labor de su actor principal, Sami Bouajila —actor de origen tunecino muy popular en Francia—, que da vida a un caradura que dilapidó su anterior vida familiar y que encuentra a la señora madurez en el momento menos esperado. Estamos ante una comedia que cumple todos los cánones del cine francés actual: humor blanco, personajes estereotipados y encanto naif por parte de sus actores principales y secundarios. Un cruce perfecto entre Jeunet y Guédiguian que logra sacar más de una carcajada y numerosas sonrisas. Se le perdona un convencionalismo cada vez más en desuso en el nuevo milenio. Todo es muy simple, la profundidad, nula; en cambio, obtiene las mejores sensaciones. Cine de la vieja escuela. Quizá, Karlovy Vary no sea el lugar más adecuado para un trabajo de estas dimensiones, pero, sin duda, el público agradece largometrajes que se salgan de la norma no escrita de un evento siempre orientado a culturetas que sueñan con Kundera –incluso en la misma sala—. | ★★★★★ |

    Norway, de Yiannis Veslemes

    NORWAY

    Norviyia
    Dirigida por Yiannis Veslemes
    Escrita por Yiannis Veslemes
    Productora: Faliro House Productions
    País: Grecia
    Reparto: Yorgos Tsourgiannis, Christos V. Konstantakopoulos
    East of the West

    Es más que probable que esta Norway surja en los próximos meses con la cada vez más manida etiqueta de clásico de culto. Algo que resultaría incomprensible viendo el carnaval de excentricidades que ofrece sin vergüenza alguna. Y es que los griegos ya no saben qué inventar. La industria del país heleno ha crecido inversamente proporcional al quiebre de sus bancos. Ese espíritu de cambio, de desencanto, ha propiciado una corriente de talento encabezada por Yorgos Lanthimos (Canino), Athina Rachel Tsangari (The Capsule), Michal Konstantatos (Luton) o Penny Panayotopoulou (September), citando a vuela pluma. Un cine sin complejos, de envoltorio críptico pero profundidad latente. Sin embargo, lo que postula el señor Veslemes rebasa la frontera de la razón y el buen gusto. Poco importan las referencias y una sensación de nostalgia equiparable a la reciente Solo los amantes sobreviven de Jim Jarmusch. Porque Norway va de vampiros. De uno en concreto, llamado Zanos, un personaje en el sentido más amplio de la palabra que vaga entre club y club de una Atenas ambientada en un futuro-pasado apocalíptico. Dejando la sangre a un lado, Zanos necesita alcohol en cantidades ingentes y movimiento, mucho movimiento. A golpe de estéreo, con música tecno que nos traslada a una época ya demasiado lejana. Norway se mueve en términos bastante horteras, con decorados sintéticos e, incluso, figuraciones animadas. Todo al servicio de una historia que pudiera haber pasado, el alguna hora del día, por la mente de un enajenado Terry Gilliam. Aunque el guion, por llamarlo así, es una sucesión de bizarradas sin ningún tipo de estructura o intencionalidad. Un ‘a ver qué sale’ que no es más que una Serie Z destinada a amigos y consumidores de opiáceos con mucha trampa y el doble de cartón. | ★★★★ |

    Emilio Luna
    enviado especial a la 49ª edición de Karlovy Vary

    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]