Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Anarchy: La noche de las bestias

    Anarchy: La noche de las bestias

    El violento encanto de la burguesía

    crítica de Anarchy: La noche de las bestias | The Purge: Anarchy, dirigida por James DeMonaco, 2014

    Si asumimos que cualquier película con un éxito medianamente aceptable en taquilla pasará a formar parte de la lista de reciclaje fílmico —ya sea como remake, spin-off, secuela o precuela—, la realización de la segunda parte del controvertido thriller apocalíptico de James DeMonaco, The Purge: La noche de las bestias, 2013 (que obtuvo un beneficio cinco veces mayor a sus gastos de producción sólo el día del estreno), era una simple cuestión de tiempo. Muchos han sido los casos en los que esas versiones posteriores no sólo no han aportado nada nuevo, sino que además han desmitificado por completo la atractiva percepción que pudiera conservarse del original. Sin embargo, no muy frecuentemente, el director aprovecha esa segunda oportunidad ofrecida por el público para mejorar su obra e intentar rectificar sus errores. Este es precisamente el caso de Anarchy: La noche de las bestias (The Purge: Anarchy) que, valiéndose de las críticas recibidas por parte de la prensa especializada, mejora su primer intento y ofrece una secuela igual de atrayente pero con mayor consistencia y energía. La idea original, escrita por el propio DeMonaco, se basa en un futuro distópico en el que las vidas humanas dejan de tener valor en un lugar y un momento específico, siguiendo con las tan de moda escaramuzas macabras propuestas por Battle Royale (Batoru Rowaiaru, 2000) o la saga de Los juegos del hambre. Uno de los principales problemas que condenaron a la primera noche de las bestias fue su rápida extenuación. La potencia inicial y la gran tensión acumulada en esa espeluznante apertura, en la que una cuenta atrás marcaba el inicio de la violencia, se veía rápidamente apagada por el lento transcurrir de la trama en el interior de una casa invadida por unos depravados. Un recurso demasiado sencillo en comparación a lo que se esperaba y que, además, ya había sido brillantemente ejecutado —por partida doble— por Michael Haneke en Funny Games (1997 y 2007). Contrariedad que se ha solventado astutamente gracias a la nueva localización de la acción en el impredecible y agorafóbico espacio exterior.

    Y, francamente, el filme parece más un segundo intento de realizar con más acierto el mismo producto que una secuela propiamente dicha. El director nos traslada a una especie de utopía futurista en la que el índice de criminalidad es tan bajo que la densidad de población ha aumentado exponencialmente desde que entró en vigor la ley de La purga. El gobierno atribuye el éxito obtenido en el mínimo porcentaje de delitos a la ejecución de un método catártico, aunque algo diferente al descrito por Aristóteles, basado en que para conseguir un comportamiento cívico y respetuoso por parte de la población es necesario liberar la ira acumulada, inherente a nuestra naturaleza, una noche al año. Una noche de abreacción vehemente y feroz que haría escandalizarse a Sigmund Freud o al mismo John B. Watson, apartado de la psiquiatría por su implacable aplicación del conductismo en humanos. Sin embargo todo resulta una tapadera estratégica de los malvados líderes del estado para reducir exponencialmente la población “conflictiva” sin aparecer como los culpables. Mientras las personas adineradas descansan en el confort de sus casas acorazadas, los delincuentes comunes se matan unos a otros en las calles —por supuesto contando con un pequeño porcentaje de muertes colaterales de inocentes—. Se retoma uno de los principios de guerra sucia más arcaicos que se recuerda. La conocida como Krypteia, utilizada por los jóvenes espartanos para demostrar su superioridad frente a los ilotas, a los que usaban para aprender a ser despiadados y perder el miedo a la muerte, en definitiva, para aprender a ser espartanos —¡AUUUHH!—. Una vez al año, la “cúpula jurídica” de este pueblo griego les declaraba la guerra con el fin de poder masacrarlos sin compasión y no incurrir en delito, ya que la ley marcial les eximía de toda culpa. Concepto que retoma esta película al mostrar la desigualdad e injusticia social estratificada de aquellos que pagan por una “cacería” sangrienta sin riesgos y que sacie sus necesidades homicidas.

    Anarchy: La noche de las bestias

    La trama muestra tres historias diferentes que se unirán en medio de ese caótico entorno nocturno. Por un lado un sargento de policía que, buscando vengar el asesinato de su hijo, se convertirá en justiciero y salvador de dos mujeres en apuros, una madre y su hija que estaban siendo secuestradas para ser víctimas de esa purga aristocrática hasta que el agente vengador las salva de las garras de un despiadado camionero y su ejército que se pasea por la ciudad como El diablo sobre ruedas (Duel, 1971). Por otro una pareja, en plena crisis sentimental (nada mejor que una experiencia traumática para limar asperezas), que se ve atrapada en el exterior de la ciudad fantasma instantes antes del comienzo de la violencia, a consecuencia de una avería en el coche —que parece haber sido deliberadamente ocasionada por una banda de espeluznantes asaltantes—, por lo que se unirá al grupo de supervivencia. DeMonaco no desiste en reiterar su animadversión hacia la crueldad, frialdad y desapego emocional con los que representa a la clase adinerada. Ese discreto, casi imperceptible, encanto de la burguesía sale muy mal parado en el envilecido retrato que el realizador tenía preparado. Un retrato, grotescamente caricaturesco, que resulta francamente aterrador gracias a la fotografía de Jacques Jouffret, que también mejora su perspectiva con respecto a la purga inicial mostrando el apocalipsis de los jinetes enmascarados en un terroríficamente cercano año 2023. Como en toda visión futurista, se juega con unas predicciones especulativas que, en este caso, permiten entrever una tendencia al primitivismo y a la búsqueda de una sociedad, en palabras de Pierre-Joseph Proudhon (padre del mutualismo) “sin amo ni soberano”. Se presenta sólo una noche al año, pero se deja intuir la posibilidad de un posible incremento en la frecuencia de la “terapia” que dé como resultado un estado anárquico y desorganizado sin intención de seguir ningún código de conducta, ni tan siquiera las bases expuestas por William Godwin en su Justicia política, 1793.

    Mucha pirotecnia para una película que mantiene muy bien la tensión en todo momento, con grandes escenas de persecuciones y algún guiño a los clásicos del cine de terror —por un momento me pareció ver una imagen (o epifanía) de la famosa creación de Stephen King e icono de las “horror movies”, Carrie. Todo es posible en la noche de las bestias, así que, o bien estás con ellos, o te escondes de ellos. | ★★★ |

    Alberto Sáez Villarino
    Dublín (Irlanda)

    Estados Unidos. 2014. Título original: The Purge: Anarchy (The Purge 2). Director: James DeMonaco. Guion: James DeMonaco. Duración: 103 minutos. Productora: Blumhouse Productions / Platinum Dunes / Universal Pictures / Why Not Productions. Fotografía: Jacques Jouffret. Música: Nathan Whitehead. Montaje: Vince Filippone y Todd E. Miller. Intérpretes: Frank Grillo, Michael K. Williams, Zach Gilford, Carmen Ejogo, Kiele Sanchez, Carmen Ejogo, Zoe Borde, Chad Morgan, Justina Machado, John Beasley, Jack Conley, Noel Gugliemi, Castulo Guerra, Michael K. Williams, Edwin Hodge, Keith Stanfield, Roberta Valderrama, Niko Nicotera, Bel Hernandez, Lily Knight. Presupuesto: 9.000.000 $.

    Póster Anarchy: La noche de las bestias
    Feelmakers

    10 comentarios:

    1. Si la hacía yo, seguro que la crítica resultaba más certera: Una película de mierda.

      ResponderEliminar
    2. No es una pelicula para cualquiera, lamentablemente. Es muy simbolista, cargada de iconos q aveces confunden pero la vuelve reflexiba. No es una pelicula para adolecentes snobs.

      ResponderEliminar
    3. Es obvio que Guilliam no le gusta a cualquier mortal.
      Pero yo lo sigo, muchos diálogos aparentemente inútiles e inconexos me recordaron Tideland, varias situaciones me recordaron pánico y Locura en las Vegas, bastantes guiños futuristas me recordaron 12 monos. Sin duda es el, recargado.

      ResponderEliminar
    4. Hemos llegado a un punto que parece que para los cinéfilos acérrimos, casi cualquier película con pretensiones filosóficas o trasfondos originales ha de ser buena, sólo por el mero hecho de que es diferente. Está muy bien que el director nos intente mostrar un ensayo sobre el vacío de la existencia a través de los personajes del film... pero hace falta algo más.
      Teorema Zero es una película aburrida que copia la fórmula de Brazil de forma descarada.

      ResponderEliminar
    5. Gracias q existe un Terry Gilliam, tremenda pelicula

      ResponderEliminar
    6. Esta película debe ponerse en una estantería aparte. Los criterios que utilizamos para definir si una película es buena o mala no son aplicables aquí, se acerca mas a películas como Cosmopolis, repleto de metáforas visuales y escenas de doble sentido, que a cualquier película convencional.

      Terry Gilliam usa el futurismo absurdo para demostrar lo absurda que es la sociedad actual. No es que se parezca a Brazil, es que es la misma temática, desde el punto de vista de la sociedad actual.

      En cuanto al tema filosófico que trata, deberé de verla mas de una vez pues es complicada de entender. A pesar del aspecto visual, es el trabajo mas serio que ha hecho este hombre.

      ResponderEliminar
    7. Visualmente brillante y tremendamente redundante y agobiante en su guión que te hace no avanzar y volver al mismo punto del comienzo de la película. La verdad es que lo que más me ha apetecido es que terminara la película.

      ResponderEliminar
    8. Un somnífero horrible. A los 15 minutos estaba dormido. Traté de avanzar la película, pero seguía el mismo bodrio. Mi esposa casi me pega por comprar esta basofia.



      Maldita la hora que seleccioné esta basura. Total mierda.

      La película es la caca de una caca que se comió caca.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]