Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica en Serie | Mad Men (Primera parte de la temporada 7)

    Mad Men

    Continuará… en 2015

    Mad Men (Primera parte de la temporada 7)

    Mad Men ha despedido la primera mitad de su séptima y última temporada con Waterloo (7.7), capítulo que prueba que el monetario esquema de AMC de dividir las temporadas de sus series en dos mitades no se puede aplicar indistintamente del producto. Los espectaculares resultados en audiencia de la 5ª tanda de Breaking bad (2008-2013), y la posibilidad de alargar por un año más sus posibilidades de cara a la temporada de premios han hecho que la cadena concediera un episodio más de los habituales 13 al drama de Matthew Weiner, pero con la pega de estrenar los últimos siete capítulos meses después de los primeros. La estrategia de la cadena, siempre discutible, funciona con Breaking bad o The walking dead (2010-) porque son series que se mueven de manera lineal, con la trama avanzando de manera clásica y unas cuantas sorpresas por el camino. Los guionistas de la exitosa serie de zombies escriben su capítulo de despedida de las Navidades con eso en mente, y los de Breaking bad terminaron Deslizándose sobre todo (5.8) con Hank enterándose sutilmente de la verdad sobre Walt. Con Mad Men la estrategia no funciona, ya que Weiner hace que sus tramas avancen de una forma especial, con elipsis y arrebatos excéntricos (el pezón), todo con sentido dentro del corpus dramático de su serie. Dicho de otra forma, estos siete capítulos no nos informan de que el final de la serie esté más cerca que hace dos temporadas, lo cual es loable por parte de un creador que no hace apenas concesiones. Pasan cosas importantes en esta mitad de temporada, hay personajes que intuimos no volveremos a ver, pero igual que pasaba con otra serie de última temporada dividida, la obra maestra catódica Los Soprano (1999-2007), la opción narrativa es tan arriesgadamente anticlimática que uno sentirá que es el final cuando lleguen los últimos minutos. No cree este crítico que sea casualidad que Weiner trabaje así tras escribir en las últimas dos temporadas del serial de gángsters de HBO.

    Sus capítulos contienen en esencia el continuado retrato de las miserables vidas de sus personajes, alternando brillo profesional con el personal y la descripción del clima social de finales de los años 60. Es difícil hacer una crítica de esta mitad de temporada porque es evidente que irá complementada con lo que vendrá en unos meses, así que es mejor apuntar cómo nos prepara para el desenlace esta tanda de episodios, a los que se puede poner más de una pega. Cada episodio centra uno de sus segmentos en alguno de los personajes del coral reparto, aunque no todos reciben el foco de Weiner. Y, por supuesto, Don está en el centro de la historia. Mad Men es la historia de este hombre, interpretado por Jon Hamm sin poner nunca el piloto automático. Las tensiones sobre la situación personal del publicista centran gran parte de la trama, con momentos álgidos (el monólogo de Neve Campbell es sencillamente impresionante) y más de una sorpresa (la muerte de Bert Cooper, simbólica con la llegada del hombre a la Luna). La carga metafórica de la serie ha seguido ofreciendo varios niveles de sentido y se presta a una revisión, algo ideal para paliar la espera. Cuando Waterloo termina, la serie está en un nuevo rumbo, con Roger recuperando el control de la empresa y el matrimonio de Don y Megan (probablemente) finiquitado; con Sally pareciéndose a su madre y Joan logrando una ansiada posición económica holgada (es madre soltera, al fin y al cabo); con Peggy en un momento agridulce y Pete eternamente amargado. ¿Cómo termina el creador su tanda de episodios dividida? Con un insólito número musical que confirma por enésima vez la imprevisibilidad narrativa de una serie que sigue estimulando tras 85 capítulos. Las mejores cosas de la vida son gratis, nos dice la canción. Conociendo a los personajes: lección ¿aprendida? Esta no-crítica no puede pronunciarse.

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla

    El fulgor efímero

    1 comentarios:

    1. hola a todos!! Les comparto un artículo que me pareció interesante sobre la serie http://blogseries.tv/432/cosas-de-madmen-que-no-conocias para los que somos fanáticos a ella. Saludos!!

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]