Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Reseña TV | Penny Dreadful

    Penny Dreadful

    Entrada a un nuevo mundo

    crítica de Penny Dreadful (2014-) | Night Work (Episodio piloto)

    Showtime | EEUU, 2014. Director: J.A. Bayona. Guión: John Logan. Reparto: Josh Harnett, Eva Green, Timothy Dalton, Harry Treadaway, Simon Russell Beale, Danny Sapani, Alex Price, Olivia Llewellyn. Fotografía: Xavi Giménez. Música: Abel Korzeniowski.

    Es natural que las expectativas se despierten cuando cadenas como HBO, Showtime, AMC, y ahora también Netflix, dan luz verde a una serie o TV-Movie. Llevan tantos años ofreciendo las mejores cosas de la pequeña pantalla que se han ganado el derecho a que nos excitemos ante los nuevos proyectos. Cuando Penny Dreadful se anunció como simple idea, ya apetecía. Sam Mendes y John Logan (que venían del gran éxito de la magnífica Skyfall (2012) en una serie sobre varios monstruos de la literatura y el cine unidos en el Londres gótico de finales del siglo XIX. Logan, guionista con una carrera de lo más heterodoxa y varias nominaciones al Oscar encima, firmaría cada episodio, y la serie prometía dar verdadero miedo. Meses más tarde, otro punto de interés: Juan Antonio Bayona era contratado para dirigir los dos primeros episodios. El cineasta español como encargado de establecer el tono visual de la serie y engrosar así la galería de “prestigiosos directores de pilotos”, que contiene nombres como Martin Scorsese o David Fincher. El anuncio del reparto y la promesa de un tono oscuro, sexual y peligroso terminó de redondear la oferta, de manera que la serie era muy esperada por muchos, un servidor incluido. Showtime quiso recompensar la paciencia por la espera y hacer que el bullicio creciera alrededor del estreno el 11 de mayo colgando online este capítulo piloto, Night work, unas semanas antes de la premiere. Vistos estos primeros 53 minutos, la ilusión creada se ha deshinchado un poco.

    Penny Dreadful

    La estructura del piloto es básica y la hemos visto mil veces: el elemento externo es nuestro punto de partida en el mundo en el que se va a desarrollar la serie. En este caso, Ethan Chandler, americano en gira por Europa con su espectáculo de pistolero, es contratado por la misteriosa Vanessa Ives para una tarea peligrosa. En tal misión, conoceremos al superior de Vanessa, Sir Malcolm, y Chandler, que es nuestros ojos, se enfrentará a un par de horripilantes vampiros. Cuando pide explicaciones, sus nuevos contactos le hablarán del inframundo y sus criaturas. Paralelamente, Sir Malcolm trata de contratar para su empresa a un joven doctor interesado en la búsqueda de la Verdad, en forma del tejido que separa Vida y Muerte. Para cuando termine el episodio, sabremos que todos tienen secretos y estaremos algo intrigados por las conexiones con la cultura popular que Logan ha prometido mezclar (la identidad del estudiante, la hija de Sir Malcolm). Bayona, al que le honra mucho haber usado a los montadores Bernat Vilaplana y Jaume Martí y al estupendo Xavi Giménez como cinematógrafo, crea un palpable ambiente lúgubre e inquietante, aunque no se llega a dar legítimo miedo en casi ningún momento. Quizá no era la intención todavía.

    A lo largo del episodio veremos como las tramas comienzan a desplegarse sin perder el tiempo, que al fin y al cabo la temporada tiene solo ocho capítulos. Con un maravilloso guiño a Extraños en un tren (Strangers on a train, Alfred Hitchcock, 1951), la acción del capítulo salta de trama a trama con solvencia, regulando el interés de las historias y dejando espacio para que el reparto (del que destaca sin problemas la siempre fascinante Eva Green) dé vida a los personajes y la música de Abel Korzeniowski nos envuelva. Una visión retorcida de la religión y un clima de pesadilla conforman la propuesta, que como la reciente Masters of sex (2013-), parece haberse creado un bombo previo demasiado grande como para poder satisfacer plenamente. Será interesante, eso sí, ver cómo (o si) supera el recuerdo de una de las últimas reuniones de monstruos, la entretenida y demencial Van Helsing (Stephen Sommers, 2004). | 65/100 |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla

    El fulgor efímero

    1 comentarios:

    1. Me encantan los personajes y en general todo el equipo de Penny Dreadful es estupendo, no dudo que se convertirá en una de las series que tendrá mucho éxito es sus temporadas venideras, la verdad es que ha sido una buena adaptación.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]