Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Recap | Hannibal (2x11)

    Hannibal (2x11)

    A man with a plan

    crítica de Kō No Mono (2x11) | Hannibal (Temporada 2)

    NBC | EE.UU, 2014. Director: David Slade. Guión: Jeff Vlaming & Andy Black & Bryan Fuller. Creador: Bryan Fuller. Reparto: Hugh Dancy, Mads Mikkelsen, Caroline Dhavernas, Laurence Fishburne, Scott Thompson, Aaron Abrams, Lara Jean Chorostecki, Katharine Isabelle, Michael Pitt, Daniel Kash. Fotografía: James Hawkison. Música: Brian Reitzell.

    El cuerpo de Freddie Lounds aparece en extrañas circunstancias. Alana sospecha de la implicación de Will en la muerte de la periodista. Margot revela su plan, y Mason comienza la terapia con Hannibal.


    Lo mejor que se puede decir de este episodio de Hannibal es que no era posible pronosticar cómo iba a terminar. Cuando el capítulo arranca y la imaginería nos cuenta que Will es un asesino y un nuevo hombre-ciervo, un caníbal consciente, era imposible saber que para el minuto 43 su plan iba a estar revelado para el espectador y para Alana Bloom, que funciona en varios aspectos como una espectadora media de la serie. El personaje cobra protagonismo en el capítulo, y la magnética Caroline Dhavernas nos deleita con su talento, mientras se cuestiona lo que sabe o piensa que sabe. Para ella Will es un asesino, puede que haya matado a Freddie Lounds, pero quizá Hannibal esté involucrado en la mezcla, al que ahora le une un vínculo emotivo-sexual. El seguir cuestionándose qué pasa en la terapia de Will y Hannibal es el motor de la doctora, cada vez más preocupada porque el agente especial esté en una senda sin retorno. Al llevar sus preocupaciones a Will, éste le aconseja que se arme para protegerse; al llevarlas a Hannibal, éste resulta inquietante porque descubre parcialmente sus planes –gran detalle que huela la pólvora en sus manos–; y al llevar las sospechas a Jack, que lleva varios episodios en un conveniente segundo plano, éste le enseña la verdad: Freddie Lounds está viva, y Will compartía su plan con Jack desde el principio. ¿Cuánto hace que Jack sabía la verdad sobre Hannibal? Probablemente desde que Miriam Lass disparó a Chilton y el caso del Destripador quedó tan bien cerrado.

    Kō No Mono se abre con una secuencia perturbadora donde Lecter cocina para su discípulo/amigo un escribano hortelano, especie en peligro de extinción que se degusta de forma cruenta. Se ahoga al animal en alcohol y se flambea hasta que está listo para ser ingerido, con huesos, pico y todo. Se habla constantemente del homoerotismo subyacente de la relación central de la serie, y los casi impúdicos planos de las bocas de Hugh Dancy y Mads Mikkelsen deleitándose con el pájaro sugieren que Bryan Fuller y sus guionistas, con la ayuda de David Slade, director/productor de la serie que dirige por primera vez en esta temporada, plantan algunos de esos puntos de discusión. Aunque nunca se sabe, parece que Hannibal confía lo suficientemente en la transformación progresiva de su paciente, ya que se sincera cada vez más con él. Este episodio incluye varias ideas sobre la descendencia y el peso de nuestros genes, tanto reales como metafóricos. Abigail Hobbs era como una hija para Will, y parece que para el caníbal, que revela en este episodio que fue figura paterna para su fallecida hermana Mischa. La pertinencia de esto conecta con la trama de los hermanos Verger. Recordemos que Margot se acostó en el agente especial Graham en el capítulo anterior, y aquí sabremos que lo hizo con la intención de quedarse embarazada y así poder tener un heredero y no perder la fortuna familiar cuando mate a Mason.

    Hannibal (2x11)

    Se dijo en la reseña anterior y así ha sido: la terapia entre Lecter y Mason no decepciona. Terapia entre inteligentes criminales. Michael Pitt compone a un individuo controlador, que se sabe el más poderoso y que disfruta en su sadismo. Bebe lágrimas, abusa de niños y pone música a sus cerdos antropófagos con la tranquilidad de un psicópata hedonista. El doctor Lecter jugará una ronda de sus juegos de manipulación al revelar el plan de Margot a Mason, haciendo así que éste quiera proteger su fortuna. Tras hacer que su lacayo embista a su hermana en coche, Mason financiará una operación para impedirle tener hijos. Es un momento malsano, en el que las batas rojas de los médicos nos remiten a la fascinante Inseparables (Dead ringers, David Cronenberg, 1988).

    Finalmente, las tramas paralelas –el plan de Will y la manipulación de Hannibal sobre los Verger– confluyen en un clímax donde el furioso agente especial ataca a Mason y le cuenta la verdad, que le han engañado. Para un orgulloso como Verger, esa herida en la dignidad, el saberse manipulado por un psiquiatra refinado, es demasiado. Will revela así su verdadera naturaleza ante el espectador, que no creo que dudara mucho de su culpabilidad en la muerte de la periodista y bloguera, aunque su “cadáver” fuera servido en las mismas circunstancias –atado a una silla de ruedas y en llamas– que en la novela de Thomas Harris. En un episodio muy bueno, solo chirrían un par de obviedades, como la reflexión sobre la deidad de varios brazos que lleva a un despliegue visual algo ingenuo (¿ven los dos al hombre-ciervo transformado?) o las puramente explicativas palabras entre Jack y Alana contemplando el “cadáver” de Freddie desenterrado. Lo importante de este undécimo episodio, con solo dos capítulos más por emitir, es que prepara el fin de las historias de la temporada. Temporada que no será la última, ya que NBC ha optado por hacer caso a la calidad y no a los números y ha renovado Hannibal por una tercera temporada. Una noticia estupenda que nos lanza a la recta final con mayores ilusiones, si cabe. | ★★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]