Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Recap | Hannibal (2x11)

    Hannibal (2x11)

    A man with a plan

    crítica de Kō No Mono (2x11) | Hannibal (Temporada 2)

    NBC | EE.UU, 2014. Director: David Slade. Guión: Jeff Vlaming & Andy Black & Bryan Fuller. Creador: Bryan Fuller. Reparto: Hugh Dancy, Mads Mikkelsen, Caroline Dhavernas, Laurence Fishburne, Scott Thompson, Aaron Abrams, Lara Jean Chorostecki, Katharine Isabelle, Michael Pitt, Daniel Kash. Fotografía: James Hawkison. Música: Brian Reitzell.

    El cuerpo de Freddie Lounds aparece en extrañas circunstancias. Alana sospecha de la implicación de Will en la muerte de la periodista. Margot revela su plan, y Mason comienza la terapia con Hannibal.


    Lo mejor que se puede decir de este episodio de Hannibal es que no era posible pronosticar cómo iba a terminar. Cuando el capítulo arranca y la imaginería nos cuenta que Will es un asesino y un nuevo hombre-ciervo, un caníbal consciente, era imposible saber que para el minuto 43 su plan iba a estar revelado para el espectador y para Alana Bloom, que funciona en varios aspectos como una espectadora media de la serie. El personaje cobra protagonismo en el capítulo, y la magnética Caroline Dhavernas nos deleita con su talento, mientras se cuestiona lo que sabe o piensa que sabe. Para ella Will es un asesino, puede que haya matado a Freddie Lounds, pero quizá Hannibal esté involucrado en la mezcla, al que ahora le une un vínculo emotivo-sexual. El seguir cuestionándose qué pasa en la terapia de Will y Hannibal es el motor de la doctora, cada vez más preocupada porque el agente especial esté en una senda sin retorno. Al llevar sus preocupaciones a Will, éste le aconseja que se arme para protegerse; al llevarlas a Hannibal, éste resulta inquietante porque descubre parcialmente sus planes –gran detalle que huela la pólvora en sus manos–; y al llevar las sospechas a Jack, que lleva varios episodios en un conveniente segundo plano, éste le enseña la verdad: Freddie Lounds está viva, y Will compartía su plan con Jack desde el principio. ¿Cuánto hace que Jack sabía la verdad sobre Hannibal? Probablemente desde que Miriam Lass disparó a Chilton y el caso del Destripador quedó tan bien cerrado.

    Kō No Mono se abre con una secuencia perturbadora donde Lecter cocina para su discípulo/amigo un escribano hortelano, especie en peligro de extinción que se degusta de forma cruenta. Se ahoga al animal en alcohol y se flambea hasta que está listo para ser ingerido, con huesos, pico y todo. Se habla constantemente del homoerotismo subyacente de la relación central de la serie, y los casi impúdicos planos de las bocas de Hugh Dancy y Mads Mikkelsen deleitándose con el pájaro sugieren que Bryan Fuller y sus guionistas, con la ayuda de David Slade, director/productor de la serie que dirige por primera vez en esta temporada, plantan algunos de esos puntos de discusión. Aunque nunca se sabe, parece que Hannibal confía lo suficientemente en la transformación progresiva de su paciente, ya que se sincera cada vez más con él. Este episodio incluye varias ideas sobre la descendencia y el peso de nuestros genes, tanto reales como metafóricos. Abigail Hobbs era como una hija para Will, y parece que para el caníbal, que revela en este episodio que fue figura paterna para su fallecida hermana Mischa. La pertinencia de esto conecta con la trama de los hermanos Verger. Recordemos que Margot se acostó en el agente especial Graham en el capítulo anterior, y aquí sabremos que lo hizo con la intención de quedarse embarazada y así poder tener un heredero y no perder la fortuna familiar cuando mate a Mason.

    Hannibal (2x11)

    Se dijo en la reseña anterior y así ha sido: la terapia entre Lecter y Mason no decepciona. Terapia entre inteligentes criminales. Michael Pitt compone a un individuo controlador, que se sabe el más poderoso y que disfruta en su sadismo. Bebe lágrimas, abusa de niños y pone música a sus cerdos antropófagos con la tranquilidad de un psicópata hedonista. El doctor Lecter jugará una ronda de sus juegos de manipulación al revelar el plan de Margot a Mason, haciendo así que éste quiera proteger su fortuna. Tras hacer que su lacayo embista a su hermana en coche, Mason financiará una operación para impedirle tener hijos. Es un momento malsano, en el que las batas rojas de los médicos nos remiten a la fascinante Inseparables (Dead ringers, David Cronenberg, 1988).

    Finalmente, las tramas paralelas –el plan de Will y la manipulación de Hannibal sobre los Verger– confluyen en un clímax donde el furioso agente especial ataca a Mason y le cuenta la verdad, que le han engañado. Para un orgulloso como Verger, esa herida en la dignidad, el saberse manipulado por un psiquiatra refinado, es demasiado. Will revela así su verdadera naturaleza ante el espectador, que no creo que dudara mucho de su culpabilidad en la muerte de la periodista y bloguera, aunque su “cadáver” fuera servido en las mismas circunstancias –atado a una silla de ruedas y en llamas– que en la novela de Thomas Harris. En un episodio muy bueno, solo chirrían un par de obviedades, como la reflexión sobre la deidad de varios brazos que lleva a un despliegue visual algo ingenuo (¿ven los dos al hombre-ciervo transformado?) o las puramente explicativas palabras entre Jack y Alana contemplando el “cadáver” de Freddie desenterrado. Lo importante de este undécimo episodio, con solo dos capítulos más por emitir, es que prepara el fin de las historias de la temporada. Temporada que no será la última, ya que NBC ha optado por hacer caso a la calidad y no a los números y ha renovado Hannibal por una tercera temporada. Una noticia estupenda que nos lanza a la recta final con mayores ilusiones, si cabe. | ★★★ |

    Adrián González Viña
    redacción Sevilla

    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]