Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Cannes 2014 | La lírica post-Fukushima de Naomi Kawase convence a la crítica

    Still the Water, de Naomi Kawase

    Sentimientos perennes

    recepción de Still the Water | Naomi Kawase (Japón) (Competición)

    Llegaba la segunda película con producción española a Cannes. Lluis Miñarro –que este año debutaba en el largo con Estrella fugaz— produce la nueva obra de una de las fijas del certamen, Naomi Kawase. La cineasta nipona vuelva a la Riviera con Still the Water (que se llamará en España Aguas tranquilas), un drama romántico-contemplativo que pudiera enmarcarse en una mirada homenaje al drama japonés de 2011 con el devastador maremoto que sesgó millares de vidas. Como era de esperar ha entusiasmado a gran parte de la crítica y parece una de las apuestas fijas para el palmarés. Kawase ya tiene en su estantería la Cámara de Oro y el Gran Premio del Jurado. La prensa acreditada se ha rendido a su lírica dedicándole una de las mayores ovaciones de esta edición. Se ha destacado su sensibilidad y su poderío visual. Miñarro ya figuraba en los créditos de Uncle Boonmee, ganadora de la Palma en 2010. ¿Repetirá este año?

    Nuestro compañero Gonzalo Hernández no se ha mostrado demasiado convencido: «Todo se llena de una filosofía vital algo estirada en el metraje —2 horas 30 minutos— con la que o comulgas o te quedas fuera pero no despierta indiferencia. En el contexto, la exuberante atmósfera paisajística gana un protagonismo esencial que viene hablar de unión del alma con el universo y de la concepción del océano como fuente de purga y pureza, en una sutil alusión a la catástrofe en el suroeste de Japón hace tres años».

    La prensa foránea ha sido positivo pero con reservas. Peter Bradshaw, de The Guardian, añade que «posee idealismo y tranquilidad. La serenidad distintiva de Kawase y su generosidad de espíritu siguen siendo cualidades valiosas en el cine»; el crítico británico la ha puntuado con tres estrellas. The Playlist, bajo la pluma de Nikola Grozdanovic, la define como «un espectáculo para los sentidos, que, si hay justicia, será recordada como una de las mejores películas en competición.». Clarence Tsui, de The Hollywood Reporter, opina que «el esplendor visual marca de la casa de la japonesa queda aplastado por un guion irregular y poco desarrollado».

    La prensa española ha reaccionado de forma más entusiasta:





    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]