Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Cannes 2014 | Steve Carell apunta al Óscar con Foxcatcher, de Bennett Miller

    Foxcatcher

    Adiós virginidad

    recepción de Foxcatcher | Bennett Miller (Estados Unidos) (Competición)

    Steve Carell parece que se ha cansado de productos agradables de corte indie. Esas comedias aspirantes a despuntar en Sundance y, con un poco de suerte, entrar en la carrera por el Óscar. El virgen a los 40 da un salto en su aletargada carrera de la mano de Bennett Miller, el director de Capote y Moneyball, que debuta en una plaza como Cannes con Foxcatcher, drama deportivo/criminal que retrata la relación entre un mecenas del deporte (John Du Pont) y una medalla de oro olímpico (Mark Schulz). Un irreconocible Carell personifica a ese ricachón sin escrúpulos que anulará por completo a su forzado pupilo (Channing Tatum). Un cambio de registro que le ha reportado numerosas valoraciones positivas, algo que lo sitúa en los primeros puestos de la lucha por el Premio al Mejor Actor. Incluso ya se habla de nominación al Óscar. No son los únicos elogios de Foxcatcher. Se aplaude la dirección de un Miller que da un nuevo paso en su carrera tras sus excelentes dos anteriores filmes. Estamos, por tanto, ante una de las protagonistas del otoño que debería ser fija en la próxima edición de los galardones de la industria americana.

    Nuestro compañero Gonzalo Hernández, en la crítica que podrán leer hoy, adelanta que estamos ante «la película oscarizable de certamen y que Carell deber ser una apuesta segura para el premio interpretativo». Una de «las mejores películas de la Competición» para nuestro enviado especial a la ciudad francesa.

    Así lo ve también la prensa norteamericana. «Una película apasionante: horrible, siniestra y desesperadamente triste», comenta Peter Bradshaw en su crítica para The Guardian. Justin Chang, de Variety, subraya: «Este drama psicológico, insidiosamente fascinante, es un modelo de narrativa sombría, violenta y furiosamente reconcentrada (...) Miller confirma su altura como un poeta de la América gris». The Hollywood Reporter, en la pluma de Todd McCarthy, se centra en la labor de Carell: «Un estudio soberbiamente modulado de una mente retorcida, con una interpretación de Steve Carell que cambiará su carrera».

    Los periodistas españoles se han mostrado más comedidos dentro de un claro positivismo:




    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]