Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Cannes 2014 | Egoyan naufraga con The Captive

    The Captive, de Atom Egoyan

    Desnortados en Cannes

    recepción de The Captive | de Atom Egoyan (Canadá) (Competición) 

    Con el (triste) recuerdo del pase en San Sebastián de Condenados (Devil’s Knot, 2013), aparecía en Cannes el canadiense Atom Egoyan, otrora blasón indie, muy venido a menos en la última década. Su paso por la capital guipuzcoana se saldó con un enorme abucheo en todas sus proyecciones con una cinta de intriga atípica, bien escenificada pero de paupérrimo guion. Condenados palidecía en la comparación con otra compañera de certamen, Prisioneros (Denis Villeneuve, 2013), un thriller de mayor articulación y empaque narrativo. Su retorno a Cannes sigue la misma línea, drama de intriga con algunas similituades con la obra de Villeneuve y la serie de HBO True Detective. El resultado, inane. Pese a que las primeras reflexiones oscilaban hacia el optimismo, el goteo incesante de críticas y valoraciones en la red daban su veredicto: Egoyan culpable. Culpable de aburrir al espectador con una historia trillada y un actor principal (Ryan Reynolds) totalmente desbocado. Tan sólo su atmósfera y su buen inicio son dignos de mención. Era de esperar, Egoyan ha perdido la brújula y muy difícilmente la encontrará en un género donde está todo dicho, salvo que HBO diga lo contrario.

    Nuestro compañero Gonzalo Hernández, enviado especial a Cannes, la definió como un «filme de sobremesa televisiva. Comienzo poderoso y atmósfera trabajada que desemboca en un naufragio absoluto. Reynolds se muestra muy forzado en todo momento. Todo un aspirante al premio de padre más patético de la historia del cine reciente.» [3/10].

    Los compañeros de la prensa foránea son igual de tajantes. The Playlist, con la voz de Jessica Kiang, la ha catalogado «como la versión tonta de Prisioneros». Peter Labuza, de The Film Stage, incide en que «hay muchos discursos sobre el peligro de la red pero apenas se presta cuidado a la narrativa». Un habitual en EAM, Peter Bradshaw, de The Guardian, la define como una «resaca terrible» anclada en «una serie de agujeros de guion y un desarrollo aburrido».

    De la misma manera se han manifestado los corresponsales hispanos en twitter:





    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]