Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | After the Fall, de Saar Klein

    Things People Do, de Saar Klein

    Walter White edulcorado

    crítica de After the Fall | de Saar Klein, 2014

    No es casualidad que Saar Klein coloque el nombre de Terrence Malick en la primera línea y en solitario en el apartado reservado a los agradecimientos. El montador de películas como El nuevo mundo y La delgada línea roja tiene muchos puntos en común con el director de Illinois. Sin embargo, está más cerca del Malick de las primeras películas que de la solemnidad profunda y filosófica del último Malick con El árbol de la vida y To the wonder. Klein se lanza a dirigir su primera película con las cosas muy claras a nivel formal. Desprendiéndose del excesivo artificio ceremonioso de su maestro, nos presenta una cinta mucho más digerible y cercana. La sencillez en su puesta en escena y la clara identificación del protagonista y sus medios se transmite a través de una cámara de movimientos suaves, sin estridencias ni planos extraños y que busca el encuadre sencillo para recrear una historia sencilla (y un tanto manida). Klein encuentra en el montaje el mejor aliado para dibujar el entorno cotidiano y familiar que ahoga al protagonista por el miedo a perderlo. Permite que la historia respire y esparce sus momentos malickianos por la cinta para aunar la introspección con la acción. A diferencia de lo que ocurre en To the wonder, Saar Klein parte de la acción y de una historia concreta para llegar al fondo del padre de familia protagonista y sus luchas internas. Evita partir de la abstracción pseudofilosófica que escogería Malick y realiza el viaje de fuera hacia adentro utilizando las armas que mejor conoce: la cámara, el plano y, sobre todo, el montaje. Otra cuestión más peliaguda es el argumento. Klein, con la ayuda de Joe Conway, actor y guionista con pocos títulos a sus espaldas, crea un relato en ocasiones torpe y excesivamente explícito en la transmisión de la información de la trama. Por decirlo de algún modo, al guión se le ve el plumero. El esqueleto típico en tres actos está bien construido, pero es demasiado evidente, especialmente en la presentación del personaje y, sobre todo, en cómo lo verbaliza a través del diálogo. Y eso que empieza bien, con un pequeño engaño al espectador mostrándonos una familia perfecta con un padre de familia ejemplar, pero que en realidad está ocultando que le han echado del trabajo y no sabe cómo podrá sostener a su familia. La maduración y el detalle del que hablábamos anteriormente en el montaje se echan de menos en los diálogos, realmente el talón de Aquiles de la cinta.

    Things People Do, de Saar Klein

    After the Fall se presenta como la consecuencia del sueño americano mal gestionado. La historia de un padre de familia que prefiere delinquir y esconderselo a su familia antes que renunciar al bienestar de una casa con piscina en el desierto de Nuevo México está repleta de tópicos de las familias estadounidenses de la gran pantalla: no falta el suegro adinerado, ni la mujer ama de casa y sumisa, ni los hijos rubios y adorables que ven al padre como el héroe. Klein y Conway dibujan una especie de Ave Fénix de la América familiar que es capaz de conseguir el perdón de los suyos y de la sociedad (encarnada en su amigo inspector de policia), pero incapaz de perdonarse a sí mismo. Por todo ello, la comparación con Walter White es inevitable. Aunque la situación que les empuja a su ciclo delincuente es diferente, al igual que la actividad al margen de la ley que eligen, su espiral creciente de violencia e ilegalidad es la misma: el momento en el que el personaje se da cuenta de la impunidad de sus actos y la fácil realización de los mismos le lleva a subir el tono de sus aspiraciones y a entrar en una etapa de destrucción que empieza por la estructura familiar y termina por él mismo. Sin embargo, la diferencia entre White y Scanlon, que así se apellida el protagonista de la cinta, también reside en la resolución del conflicto: mientras que en la serie se lleva hasta sus últimas consecuencias, Klein prefiere dejarlo en un término medio y que el castigo resida en el fuero interior del personaje, creando así un extraño happy end . De este modo, White se convierte en un héroe y Breaking Bad en una serie de culto, y Scanlon vuelve a ser un tipo normal y corriente con sus fantasmas y After the Fall una película irregular, que no acaba de calar ni de dejar huella, pero bien trabajada a nivel formal. | ★★★ |

    Víctor Blanes Picó
    redacción Barcelona

    Things people do, Estados Unidos, 2014. Dirección: Saar Klein. Guión: Saar Klein, Joen Conway. Reparto: Wes Bentley, Vinessa Shaw, Haley Bennett, Jason Isaacs, W. Earl Brown, Missy Yager, Audrey Walters, Beth Bailey, Aaron Alexander, Crystal Miller. Fotografía: Matthias Koenigswieser. Música: Marc Streitenfeld. Presentación Oficial: Berlinale (Panorama) y SXSW 2014.

    Póster de Things People Do, de Saar Klein
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]