Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Spoiler Alert! | Monsieur Gustave

    Monsieur Gustave, por Lorenzo Montatore | Copyright ©

    ilustración| Lorenzo Montatore
    viernes, 04 de abril de 2014

    Melancolía y harina en los labios


    Muchos cineastas tienen sus microuniversos, visualizaciones personales de su propia psique, o una forma particular de disponer y describir los elementos que componen sus historias. De entre todos ellos, Wes Anderson es posiblemente uno de los que más fácil resulta identificar. Sus relatos son construidos como pequeñas miniaturas encerradas en una casa de muñecas, dentro de un mundo del que él es el titiritero. Las líneas rectas marcan cada travelling y el papel de pared acaba siendo siempre cálido. Incluso cuando más solemne se muestra, Anderson no claudica. El mundo sigue siendo de colores, como una maqueta pintada a mano, con hoteles de color de rosa. Un lugar donde cada habitación habitará su propia tragedia, aunque no siempre. El amor será una constante. Y la figura paterna, gran parte de la clave de sus discursos. Ya sea un Bill Murray emulando a Cousteau con un pompón rojo en la cabeza, o un zorro dando lecciones vitales a su pequeño; o tal vez unos hermanos cruzando la India en busca de una madre ausente, o ni siquiera eso. Simplemente un encargado de hotel capaz de sacrificarse por su botones. Y de propina, una secuencia en blanco y negro en la que, por primera vez, Anderson filma la muerte sin demasiadas florituras, dejando por un momento de lado el optimismo que le caracteriza. La saturación anímica que inunda cada rincón de sus obras, bien mediante la actitud de cada personaje o el enrevesamiento de sus tramas; bien mediante la excentricidad con la que el cineasta tiende a pintarlo todo, se suspende durante unos segundos. Detrás de las fachadas teatrales hay sentimiento. El de una historia de amor infantil, puede que perdida en una isla con nombre de reino fantástico, o entre la trastienda de una panadería donde un botones y una joven de cabello rubio con las mejillas manchadas de harina dan forma poco a poco a la sonrisa genuina del cariño que se da sin pedir nada a cambio. Es por eso que queremos tanto a Anderson, porque, aunque disfrace sus historias de cachivaches y colores, al final siempre entrega una sonrisa. O como en este caso, media sonrisa, algo de melancolía, y un poco de harina en el labio. 

    Gonzalo Hernández
    redacción Madrid

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]