Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Casting, de Jorge Naranjo

    Casting, de Jorge Naranjo

    El casting de la vida

    crítica de Casting | de Jorge Naranjo, 2012

    Ganadora de los premios de mejor actriz y actor de reparto para el conjunto de sus intérpretes en el festival de Málaga del año pasado, en el que además cosechó buenas críticas, Casting, de Jorge Naranjo, es una de esas películas independientes que algunos tratan de segunda cuando en realidad sus resultados están a la altura de las consideradas de primera. Se enmarca dentro de ese cine que intenta hacerse a gritos un hueco entre el público y la maraña de la distribución en salas comerciales, más bien interesada por ciertos parámetros económicos que no son prioritarios para sus creadores. Y, al final, el que pierde es el espectador, incapaz de llegar hasta estas películas, aunque, por suerte, existe Filmin y su Atlántida.

    Casting es, sin duda, una de las cintas más esperadas de la sección oficial, no solo por los méritos arriba indicados, sino también porque entronca perfectamente con un nuevo cine que se está labrando su lugar en nuestra industria. Se trata de un cine pequeño, que juega hábilmente con los límites de la realidad y la ficción y sin más pretensiones que las de hacer cine. Puede que por eso sus creadores hablen sobre la dificultad creativa, económica y vital que supone querer plasmar una historia en imágenes. La película que nos atañe haría una buena sesión doble con Ilusión, de Daniel Castro. Si esta se centra en la historia individual de un director con ideas puede que demasiado originales, Casting es más bien el retrato de una generación de actores que a su vez intenta reflejar esa generación joven que en ocasiones se considera perdida. Aun así, su falta de ambición en este aspecto la lleva por otros derroteros que la sitúan, muy a su pesar, en los términos de la romcom, del chico conoce a chica, que aunque Naranjo se esfuerce por exprimir su lado cómico menos convencional, terminan quedando fuera de lugar en una cinta que podría ser mucho más. Puede que también afecte a consolidar esta impresión su falta de estructura en lo que respecta a los personajes. Casting nos muestra todos los tipos de actores habidos y por haber: la actriz que se pasa al desnudo en revistas; el actor de método, aunque el suyo sea un simple Happy Birthday; el quemado de ir de casting en casting; la risueña que ve la vida de color de rosa... Su vocación de película coral se queda a medias por no enfrentar a todas sus marionetas justamente al proceso nuclear de la película, el casting, y así algunas tramas pierden interés y desequilibran la cinta (véase la historia de Juanra Bonet).

    El casting que da nombre a la película se construye como el momento de desnudo del personaje. En un entorno vacío de significado, sin decorados y en el que Naranjo se acerca a sus personajes a través de planos cada vez más cerrados, descubrimos el trasfondo real de estos jóvenes. Paradójicamente, en un lugar preparado para la ficción es donde se describe la “realidad” de la película (de nuevo, el juego entre estas dos fuerzas). Además, nunca aparta la mirada del actor durante proceso: es su momento, donde se descubre y aflora su verdadero interior frente a un trio que representa a los nuevos pesos pesados de la profesión que no se descubre hasta el final. Al igual que en Ilusión, donde la colaboración de David Trueba cortaba las alas y ponía los pies en el suelo a Daniel Castro, en Casting estos tres profesionales (cuyos nombres nos guardaremos, para crear un cierto misterio) se posicionan como los guías de la nueva generación, los abogados de la nueva horna de actores, capaces de decidir quién sobrevive y a quién echar a los leones, como si fueran emperadores romanos. Ante todo, hay que poner de relieve que en el fondo subyace un gran trabajo en los diálogos, en la dirección de actores, todos ellos geniales, y en la búsqueda de la naturalidad, además de una clara voluntad de trasladar a imágenes los sentimientos de sus protagonistas. Naranjo juega con la imagen (como las partes animadas, esos sueños imposibles de sus protagonistas), con el fuera de campo (la voz que dirige el casting, autoritaria y humillante, que se coloca por encima de los protagonistas incluso a nivel moral) y con la palabra (la ausencia de subtítulos en el arrebato de frustración del actor americano cuando habla en inglés, como símbolo de la incomprensión, de la falta de comunicación) para crear una puesta en escena original y tremendamente personal. Con todo ello, Casting nos demuestra la necesidad de potenciar y apoyar este tipo de propuestas y productos necesarios para tener una industria rica y completa. | ★★★ |

    Víctor Blanes Picó
    redacción Barcelona

    España, 2012, Casting. Director: Jorge Naranjo. Guión: Jorge Naranjo. Reparto: Esther Rivas, Javier López, Ken Appledorn, Nay Díaz, Marta Poveda, Ruth Armas, Beatriz Arjona, Dani Pérez Prada, Carmen Mayordomo.Productora: Gauger Films. Música: Julio de la Rosa. Fotografía: Alberto Morago.

    Póster de Casting
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]