Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Almost in Love, de Sam Neave

    Almost in Love, de Sam Neave

    Triángulos de juventud

    crítica de Almost in Love | de Sam Neave, 2013

    ¿Existe una imagen que valga más que todas nuestras palabras y sirva para definirnos, para extraer la esencia de lo que fuimos realmente ? Una foto, un vídeo, un destello que nos despoje de todo lo superfluo y nos recuerde, años y años más tarde, quienes fuimos, a quien pertenecimos o a que nos encomendamos en los mejores años de nuestra vida. Un flash que retenga nuestros mejores sueños, nuestras amistades más brillantes o los demonios que no nos dejaron dormir. Hay ratos a priori insignificantes y cotidianos, que más tarde; semanas, meses o quizás años se revelan como momentos claves para entendernos a nosotros mismos, para encarrilar nuestros cauces, cortar lazos o hacernos mayores. Con el propósito de capturar dos fragmentos importantes de las vidas de sus personajes bajo un original y atrevido formato fílmico, nace Almost in Love, una obra del estadounidense Sam Neave que aunque acepte el calificativo de love story, lo hace sin remilgos, sin azúcar glass y sin la diabetes que precede a las habituales comedias románticas de taquilla para ahondar en profundidades más interesantes. Y lo hace desde dos bloques temporales claramente diferenciados: entre la primera y la segunda parte de la película transcurren dieciocho meses, y cada una de estas partes transcurre a tiempo real a lo largo de su correspondiente plano secuencia. Con lo cual, a la hora de enfrentarnos a esta cálida, naturalista, y luminosa Almost in Love, partimos de una base que puede suscitar sensaciones contrapuestas: el rechazo o la atracción por el plano secuencia, un formato valiente que debe ir acompañado de una realización espléndida y un guión con cuerpo para que el espectador no caiga en su butaca fulminado por el sueño. Y efectivamente, la cámara realiza un ejercicio de agilidad, ligereza y virtuosismo (haciéndonos voyeurs o cómplices de la situación, o quizás parte de esa diversa reunión de amigos), y el guión muestra un ritmo adaptado a la cotidianidad, con diálogos libres que dejan entrever secretos, rencores y pensamientos, y dosis ingentes de humor.

    Almost in Love, de Sam Neave

    Los dos hemisferios de Almost in Love se ubican, precisamente, en dos tramos crepusculares distintos y contrastados: el primero transcurre en una barbacoa ambientada en una terraza, en un bello atardecer neoyorquino en el que comienzan a encenderse las luces de la ciudad, mientras que el segundo es fundamentalmente interior, en un amanecer azulado tras una madrugada de farra, amén de una celebración importante. Las tiranteces amorosas y tienen un hondo calado en este grupo de amigos cuya edad no se precisa, pero que a ojo rondan la treintena. Sasha es un joven amable y dulce, que lleva muchos años enamorado de Mia, una chica hermosa y divertida caracterizada por su desparpajo; el principal conflicto reside en que, al comienzo de esta historia, Kyle, uno de sus mejores amigos ha salido con ella unas cuántas semanas. Durante el último mes, el par de amigos no han cruzado palabra, y aunque no ha sido invitado, Kyle Kyle responde más a la hornada de personajes capullos, ciertamente arrogantes y mujeriegos, pero de buen corazón y una elevada capacidad para hacer que un salón entero se desternille de risa; y esto contribuye a subrayar la clásica dicotomía entre el chico bueno y el caradura con una mujer que se debate entre las dos posibilidades que la vida pone a su alcance. Rodeados de secundarios que enriquecen los puntos de vista, y muestran un pedacito del puzle de sus personalidades; sus problemas, mentalidades y planes. Devorando comida y brindando con alcohol bajo esa maravillosa vista de un anochecer en Staten Island, las conversaciones nos revelan el conflicto entre personajes, en un triángulo intrincado cuya piedra angular es el amor, sumado a las preocupaciones por el futuro y ese paso de la desaforada juventud universitaria a un aumento de la madurez y por consiguiente, de las responsabilidades. En estos diálogos (que parecen casi improvisados, algunos desternillantes y otros cargados de pinceladas de filosofía) son el esqueleto de la trama, convirtiendo a la pantalla en un ojo de buey a través del que podemos descubrir el destino de sus protagonistas, con el aliciente de ese espaciamiento temporal que parte la historia en dos mitades secuenciales. Almost in Love es fascinante, es una de las apuestas más entretenidas y diferentes que he tenido ocasión de ver en lo que va de año, cuyo director se ha lanzado a la piscina de los formatos valientes (a riesgo de aburrir, pero en ningún momento decae el ritmo) y ha decidido optar por el naturalismo y un enfoque veraz que convierte el metraje en un diario íntimo de sus protas, en un ejercicio pseudo-documentalista y un canto a la juventud, a ese amor que consume las entrañas, y a ese humor necesario para superarlo y levantarse otro día más afuera de la cama. Sus personajes convencen y guardan muy poca distancia con el espectador, y sus escenarios generan una atmósfera cómoda y agradable. Os invito a colaros con discreción en la barbacoa de Sasha, y quedaros para ver las sorpresas que el futuro, siempre incierto, siempre inquietante, tiene preparadas en su recámara de sueños y decepciones. | ★★★ |

    Andrea Núñez-Torrón Stock
    redacción Santiago de Compostela

    2013, Estados Unidos, Almost in Love. Director: Sam Neave. Guión:Sam Neave. Música: James Lavino. Fotografía: Daniel McKeown. Productora: Almost in Love Reparto: Alex Karpovsky, Marjan Neshat, Gary Wilmes, Alan Cumming, Gretchen Hall, Mizuo Peck, Katherine Waterston, Leslie Lewis Sword. Presentación oficial: Atlántida Film Fest: Sección oficial. Festival Cinequest: Sección Oficial.

    Almost in Love, de Sam Neave poster
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]