Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | La bella y la bestia (2014)

    La bella y la bestia, de Christophe Gans

    Le Parfum de Léa Seydoux

    crítica de La bella y la bestia | La belle et la bête, Christophe Gans, 2014

    "Que el Diablo os esclavice y os cubra de mierda".
    (La Belle et la Bête, Jean Cocteau, 1946)

    La infancia es el único período vital que no conoce vanidades. En ella se camuflan los miedos más intangibles y, paradójicamente, también los más auténticos cuando se trata de huir a otros mundos en donde volar sin alas y resistir a la caída sin protección ni muertes in sécula. Resucitando, sin más. Porque, si bien querer es poder, también poder es querer creer en lo imposible. Un poco cursi, sí, siempre y cuando no sea usted un cascarrabias, o uno de esos alérgicos al mito romántico que cíclicamente los estudios de cine reavivan para disfrute de todas las bestias y todas las bellas infantiles que padecen nuestro monolítico machismo. No lo llamen ficción, ni siquiera algo así. Es... una fragancia. Ya lo entenderán más adelante. O quizá no. ¿Por qué entender lo que se nos sobre-explica? Sí, veo que lo entienden. En resumen: la infancia se vacunó contra el virus de la memoria, que es tanto fraude (identidad-necesidad) para el hombre cuanto símbolo de supervivencia (¿verdad, Mr. Jones?) en el somier, mientras soñamos despiertos por culpa —y gracia(s)— de un francés con rostro afilado y una mirada impenetrable aunque llena de tormentas que respondía al nombre de Jean Cocteau. Acaso el primer cabeza borradora que parió el cine. El cineasta/pintor/poeta/ dramaturgo/ilusionista/visionario-apocalíptico que en 1946 dirige la adaptación del popular clásico europeo, casi siempre con acento francés, La bella y la bestia. Un hito del fantástico que aún hoy sobrevive a la velocidad con que asumimos las acciones más comunes: hablar, ¿escribir?, maldecir, prometer, soplar y soplarlas, palidecer a la evidencia infundiendo falso optimismo, lisonjear estridentemente pero sin florituras; reír y llorar y sacar al trol que llevas dentro, y así vomitar bilis y basurear y rugir poseído con él, tú multiplicado por tus múltiples identidades, a ese monstruo peludo que dice no sé qué sobre nada o sortilegios porque se aburre y le pesa existir como existe, solo y con un hambre atroz y rico hasta decir "para qué tanto para tan feo ser", tal vez Vincent Cassel en este a duras penas volátil facsímil dirigido por Christophe Gans (Silent Hill); que no es un remake, sino una adaptación polícroma y avasalladoramente fatua a partir de un cuento cuyas claves ya palidecían (hurguen en su masa, no en su nominación al Óscar a Mejor Película) en el que forjó Disney hace veintitrés años.

    La bella y la bestia

    Y es que, la única bestia más bestia que Bestia es Vincent Cassel. Quizá no hubiera hecho falta someterle a las extenuantes sesiones de motion capture, pues al fin y al cabo el pelo ya no es motivo ni causa de patologías psicológicas. Es natural. Nace y crece, a veces incluso sin fin, como una vegetación o una enredadera sudorosa adherida a esa pared que eres tú. El hocico, por otra parte, viene bien para ciertas labores expeditivas: olfateas mejor y el perfil adquiere tintes trágicos. Y en cuanto a las uñas, no me sean cerdos: córtenselas. Lo bestial no quita lo higiénico. Conque si Vincent Cassel es Bestia (con mayúscula), ¿quién será bella (en minúscula)? De nuevo el machismo pululando fabulosamente: la fragilidad que si fue que si vino; me cambio por mi padre a cambio de que no me obligues a, a quererte, sí. Porque eres feo. Y siempre estás enfadado. Total. Ella es casi-pobre y él, no. Su padre, un André Dussollier con fiebre altísima, acaba de perder una flota de barcos que iban llenos de usufructos en una tempestad. Eran casi-ricos y, oh, ahora son casi-pobres. Aunque la esperanza es aquí una póliza a todo riesgo: más tarde, a continuación, uno de los navíos aparecerá varado frente a la costa. Alegría intermitente porque los vientos cambian tras un duro revés burocrático. Con todo, la joven Bella tiene tres hermanos y dos hermanas tan superficiales como en tiempos pretéritos. Cambia el número de varones, pero las repelentes son ellas y son dos. No sufran. Lo mejor está por venir, y aguarda hasta el final. ¿Quién sino Léa podría ser —disculpen la rima— Bella? Más aún si entre la actriz (nadie discute su talento) y la productora del filme en cuestión, Pathé, existen claras conexiones familiares. El presidente es su abuelo, Jerôme Seydoux; y su tío abuelo Nicolas hace lo propio con Gaumont. Casi nada. Y, sin embargo, todo apunta a que la francesa carece del punto hierático y sublime que debería distinguir a una infanta de cuento; no sólo por su físico y su muy física expresividad traviesa sino por su aire totalmente contracultural, tal vez una pose inelegante que, no sin cierto brillo, se distancia de un tiempo canónico en plena Edad Moderna sin data fija. Lo contrario a Yvonne Catterfeld, pura seducción natural que toma el pulso al presente de la historia a través de no pocos flashbacks con ecos New age. Así, el director Christophe Gans dispone varias perlas con una sola cúspide: el climático enfrentamiento entre los "intrusos" —nótese Eduardo Noriega, que se adapta fríamente a su rol de bandolero con navaja o malote con ínfulas o villano residual— y unos gigantes de piedra que trituran enemigos a pisotones, dejando tras de sí con cada nueva zancada el detritus que una vez tuvo vida, como si ya solo fuese mierda seca arrojada sobre los parajes casi baumianos que rodean el castillo. Hombres que gritan y, después, se transforman en cromos sanguinolentos. Y, sí, duele. Visto lo visto, háganse un favor: no crezcan nunca. | ★★★★ |

    Juan José Ontiveros
    Redacción Madrid

    |Crítica de Gonzalo Hernández en la Berlinale 2014|

    Francia, 2014, La belle et la bête. Director: Christophe Gans. Guión: Christophe Gans, Sandra Vo-Anh. Productora: Eskwad / Pathé / Studio Babelsberg. Fotografía: Christophe Beaucarne. Música: Pierre Adenot. Reparto: Léa Seydoux, Vincent Cassel, André Dussollier, Eduardo Noriega, Audrey Lamy,Myriam Charleins, Sara Giraudeau, Jonathan Demurger, Yvonne Catterfeld, Dejan Bucin.

    La bella y la bestia, poster francés
    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]