Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Tráilers | Aimer, boire et chanter (Life of Riley), la cinta de despedida de Alain Resnais

    Aimer, boire et chanter (Life of Riley)

    El genial Alan Resnais, que desgraciadamente nos dijo adiós el pasado 1 de marzo, sigue regalándonos momentos cinematográficos inolvidables, ahora convertido ya en toda una leyenda y cuyos trabajos permanecerán entre nuestras videotecas para que podamos disfrutarlos una y otra vez. Un director que siempre estuvo muy comprometido con su trabajo y que no dejó nunca que le dijeran cómo o qué filmar. Claro está que con 91 años no iba a cambiar esa faceta de autor único que le hizo ser creador de trabajos tan originales como El año pasado en Marienbad. Resnais se despidió del séptimo arte con Aimer, boire et chanter, donde volvía a adaptar por tercera vez una obra de teatro del dramaturgo Alan Ayckbourn. La cinta sigue las peripecias de un grupo de infelices que vive a las afueras de Yorkshire, y para los cuales, las cosas no van a hacer más que ir a peor. Una lio de amigos y amantes entre los protagonistas, con el surrealismo que caracteriza al director de fondo, propiciará situaciones y reacciones imprevisibles, todas con un nexo en común: George Riley, que acaba de ser diagnosticado con cáncer. Un personaje al que nunca vemos ni se contempla ningún tipo de manifestación por su parte, pero del que todo el mundo habla. Una especie de Esperando a Godot a la francesa protagonizada por una de las asiduas del cine de Resnais: Sabine Azéma (Vous n’avez encore rien vu), André Dussollier (Mon pire cauchemar), Michel Bulliremos (Última planta izquierda), Hippolyte Girardot (La cocinera del presidente) y Sandrine Kiberlain (Les gamins). El largometraje pudo verse en la Sección Oficial de la Berlinale –con la opinión de nuestro compañero Gonzalo Hernández— donde obtuvo el FIPRESCI y el Alfred Bauer. Un perfecto adiós y una emotiva película que sirve de despedida para uno de los más grandes defensores franceses del surrealismo.

    texto| Alberto Sáez
    fuente| Berlinale


    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]