Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Sundance.
    Cobertura completa de la edición 2018.

    Repetir lo irrepetible.
    «En la playa sola de noche», de Hong Sang-soo.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | La mujer del policía

    Die frau des polizisten

    59 fragmentos de un infierno cotidiano

    crítica de La mujer del policía | Die frau des polizisten (The Police Officer´s Wife), de Philip Gröning, 2013

    La relación entre forma y fondo, continente y contenido, es una de las más fascinantes y polémicas del séptimo arte. ¿Deben corresponderse siempre? ¿Cuál es más importante? ¿Se debe cuidar una más que la otra? Éstas y muchas más preguntas salen a colación tras el visionado de una película. The Police Officer´s Wife, presentada en la Mostra de Venecia de 2013 (Premio Especial del Jurado), es una de esas propuestas donde la forma gana el fondo y salva a la película del naufragio. Philip Gröning decide dividir la película, que suma casi 3 horas de metraje, en 59 capítulos. Esa es la forma. El fondo es una historia de desintegración familiar a través de un matrimonio y su hija pequeña. Papá es un maltratador, y Mamá sufrirá cada vez más sus abusos, con la Hija como testigo de esta asfixiante situación. La estrategia propuesta por el director, en el que es su cuarto largometraje de ficción, fascina a la vez que limita. En contra de lo que uno podría pensar, la experiencia es más llevadera. Si se acepta el guante que el cineasta lanza, y con un poco de paciencia, el metraje no pesa. Existen capítulos de todo tipo, cubriendo el espectro desde una brutal agresión matrimonial hasta poco más de 30 segundos que documentan la actividad de una ardilla en el bosque.

    La razón de esta estrategia se presta a más de una interpretación. Este cronista piensa que el cineasta alemán nos desafía a soportar el infierno diario sin contexto, sin observar la evolución dramática del asunto. Mucha cotidianidad alternada con estallidos de violencia para acercarse a tan complicado asunto de una forma nueva. Viene a la mente la manera de Jaime Rosales de enfocar el terrorismo en su estupenda y muy reivindicable Tiro en la cabeza (2008). Se desdramatiza un asunto para tener la posibilidad de observarlo sin cargar las tintas. Pero el experimento no funciona. Es imposible no sentir pena del cuerpo marcado de Alexandra Finder, merecido premio a la Mejor Actriz en el Festival de Sevilla de Cine Europeo; o no sentir repulsa en la escena más dura de la película, donde el maltrato es sutil porque sale de la niña, que le dice a su madre lo mal que huele.

    Die frau des polizisten

    Esta película es valiente y severa. No fallida, pero no conquista la cima de lo magistral. La principal razón de esto se debe a la psicología de la relación entre Uwe y Christine. El trabajo de Finder no tiene tacha, pero David Zimmerschied tiene que lidiar con un personaje de maltratador de manual. Ya en el primer estallido de furia explícito sorprende que el protagonista grite consignas que parecen sacadas de un folleto que hable del tema. Y no cambia conforme avanza el metraje. Nada malo se puede decir de su interpretación, pero el trazo grueso con el que está perfilado Uwe pesa. Algo que se contagia a Christine en algún momento. Gröning quiere reflejar la contrariedad que supone amar a quien te hace un daño así, pero la estructura de la película devora la tridimensionalidad del personaje y hace que parezca también un estereotipo. El director supera al guionista, y por bastante margen. Las gemelas Pia y Chiara Kleemann son un prodigio de naturalidad ante la cámara como Clara, y se nota que han pasado el suficiente tiempo con Finder y Zimmerschied como para hacer creíble la cotidianidad de la familia Perkinger.

    Los capítulos donde la vida diaria de la familia es expuesta en todo su verosímil tedio –sin que esto sea una crítica, más bien todo lo contrario– son los más efectivos. Los que mejor transmiten una sensación de intranquilidad. El miedo que se respira hasta la próxima agresión. Están ayudados por una iluminación opresiva, tanto la luz que entra por las ventanas como la eléctrica de las estancias. Una luz que quema, casi duele. Pero no son estos los únicos detalles remarcables. Un moratón en el muslo, la aparición de un zorro en el vecindario, la búsqueda de la matrícula del coche de Christine o Clara vestida como su padre son grandes hallazgos en una película capaz de ejercer muy bien la sutileza. Donde las partes suman con efectividad y la graduación de los acontecimientos está ejecutada de forma ejemplar. The Police Officer´s Wife está recorrida por una serie de códigos secretos –en los capítulos con 9 o múltiplos de 9 se canta mirando a cámara–; que varían en obviedad. En su afán por llevar la película a los territorios menos melodramáticos, cada acción se detiene en minutos para cambiar de capítulo, anunciándose con dos carteles de Comienzo y Fin. Los episodios más violentos están lo suficientemente separados para que podamos respirar, y la única salida del universo familiar se da con las esporádicas apariciones de un anciano desolado en su día a día. ¿Un fantasma de las Navidades Futuras para Uwe? Quizá toda la peripecia sea un gigantesco flashback contado como un puzle. Los recuerdos de una persona que hizo mal y lo sabe. Como ya se ha dicho, el filme se presta a varias interpretaciones. Dicho esto, algunos de estos capítulos se antojan también caprichos autorales. Demostraciones de fatuo músculo por parte de un director demasiado seguro de sí mismo. En especial los últimos seis, que funcionan como deliberada negación de una pregunta urgente que surge sin remedio en la audiencia. Una pregunta que no tiene respuesta. Al menos para el que esto firma. | ★★★

    Adrián González Viña
    X edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF 2013)

    Alemania, 2013. Título original: Die frau des polizisten. Dirección, fotografía y guión: Philip Gröning. Reparto: Alexandra Finder, David Zimmerschied, Pia Kleemann, Chiara Kleemann, Horst Rehberg, Katharina Susewind, Lars Rudolph. Productoras: 3L Filmproduktion / Bavaria Film / Bavaria Pictures. Presentación oficial: Sección Oficial Venezia 70.

    Die frau des polizisten plakat
    Godard

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Premios

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Festivales

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]