Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | La mujer del policía

    Die frau des polizisten

    59 fragmentos de un infierno cotidiano

    crítica de La mujer del policía | Die frau des polizisten (The Police Officer´s Wife), de Philip Gröning, 2013

    La relación entre forma y fondo, continente y contenido, es una de las más fascinantes y polémicas del séptimo arte. ¿Deben corresponderse siempre? ¿Cuál es más importante? ¿Se debe cuidar una más que la otra? Éstas y muchas más preguntas salen a colación tras el visionado de una película. The Police Officer´s Wife, presentada en la Mostra de Venecia de 2013 (Premio Especial del Jurado), es una de esas propuestas donde la forma gana el fondo y salva a la película del naufragio. Philip Gröning decide dividir la película, que suma casi 3 horas de metraje, en 59 capítulos. Esa es la forma. El fondo es una historia de desintegración familiar a través de un matrimonio y su hija pequeña. Papá es un maltratador, y Mamá sufrirá cada vez más sus abusos, con la Hija como testigo de esta asfixiante situación. La estrategia propuesta por el director, en el que es su cuarto largometraje de ficción, fascina a la vez que limita. En contra de lo que uno podría pensar, la experiencia es más llevadera. Si se acepta el guante que el cineasta lanza, y con un poco de paciencia, el metraje no pesa. Existen capítulos de todo tipo, cubriendo el espectro desde una brutal agresión matrimonial hasta poco más de 30 segundos que documentan la actividad de una ardilla en el bosque.

    La razón de esta estrategia se presta a más de una interpretación. Este cronista piensa que el cineasta alemán nos desafía a soportar el infierno diario sin contexto, sin observar la evolución dramática del asunto. Mucha cotidianidad alternada con estallidos de violencia para acercarse a tan complicado asunto de una forma nueva. Viene a la mente la manera de Jaime Rosales de enfocar el terrorismo en su estupenda y muy reivindicable Tiro en la cabeza (2008). Se desdramatiza un asunto para tener la posibilidad de observarlo sin cargar las tintas. Pero el experimento no funciona. Es imposible no sentir pena del cuerpo marcado de Alexandra Finder, merecido premio a la Mejor Actriz en el Festival de Sevilla de Cine Europeo; o no sentir repulsa en la escena más dura de la película, donde el maltrato es sutil porque sale de la niña, que le dice a su madre lo mal que huele.

    Die frau des polizisten

    Esta película es valiente y severa. No fallida, pero no conquista la cima de lo magistral. La principal razón de esto se debe a la psicología de la relación entre Uwe y Christine. El trabajo de Finder no tiene tacha, pero David Zimmerschied tiene que lidiar con un personaje de maltratador de manual. Ya en el primer estallido de furia explícito sorprende que el protagonista grite consignas que parecen sacadas de un folleto que hable del tema. Y no cambia conforme avanza el metraje. Nada malo se puede decir de su interpretación, pero el trazo grueso con el que está perfilado Uwe pesa. Algo que se contagia a Christine en algún momento. Gröning quiere reflejar la contrariedad que supone amar a quien te hace un daño así, pero la estructura de la película devora la tridimensionalidad del personaje y hace que parezca también un estereotipo. El director supera al guionista, y por bastante margen. Las gemelas Pia y Chiara Kleemann son un prodigio de naturalidad ante la cámara como Clara, y se nota que han pasado el suficiente tiempo con Finder y Zimmerschied como para hacer creíble la cotidianidad de la familia Perkinger.

    Los capítulos donde la vida diaria de la familia es expuesta en todo su verosímil tedio –sin que esto sea una crítica, más bien todo lo contrario– son los más efectivos. Los que mejor transmiten una sensación de intranquilidad. El miedo que se respira hasta la próxima agresión. Están ayudados por una iluminación opresiva, tanto la luz que entra por las ventanas como la eléctrica de las estancias. Una luz que quema, casi duele. Pero no son estos los únicos detalles remarcables. Un moratón en el muslo, la aparición de un zorro en el vecindario, la búsqueda de la matrícula del coche de Christine o Clara vestida como su padre son grandes hallazgos en una película capaz de ejercer muy bien la sutileza. Donde las partes suman con efectividad y la graduación de los acontecimientos está ejecutada de forma ejemplar. The Police Officer´s Wife está recorrida por una serie de códigos secretos –en los capítulos con 9 o múltiplos de 9 se canta mirando a cámara–; que varían en obviedad. En su afán por llevar la película a los territorios menos melodramáticos, cada acción se detiene en minutos para cambiar de capítulo, anunciándose con dos carteles de Comienzo y Fin. Los episodios más violentos están lo suficientemente separados para que podamos respirar, y la única salida del universo familiar se da con las esporádicas apariciones de un anciano desolado en su día a día. ¿Un fantasma de las Navidades Futuras para Uwe? Quizá toda la peripecia sea un gigantesco flashback contado como un puzle. Los recuerdos de una persona que hizo mal y lo sabe. Como ya se ha dicho, el filme se presta a varias interpretaciones. Dicho esto, algunos de estos capítulos se antojan también caprichos autorales. Demostraciones de fatuo músculo por parte de un director demasiado seguro de sí mismo. En especial los últimos seis, que funcionan como deliberada negación de una pregunta urgente que surge sin remedio en la audiencia. Una pregunta que no tiene respuesta. Al menos para el que esto firma. | ★★★

    Adrián González Viña
    X edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF 2013)

    Alemania, 2013. Título original: Die frau des polizisten. Dirección, fotografía y guión: Philip Gröning. Reparto: Alexandra Finder, David Zimmerschied, Pia Kleemann, Chiara Kleemann, Horst Rehberg, Katharina Susewind, Lars Rudolph. Productoras: 3L Filmproduktion / Bavaria Film / Bavaria Pictures. Presentación oficial: Sección Oficial Venezia 70.

    Die frau des polizisten plakat
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]