Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Berlinale 2014 | Tercera jornada. Críticas: «Joy of Man's Desiring», «Free Range» & «The Night (Ye)»

    Free Range

    Avatares gris oscuro

    Crónica de la tercera jornada de la Berlinale 2014 | Críticas de Joy of Man's Desiring, Free Range y The Night (Ye)

    Hoy ha sido un día especialmente dedicado a la sección Fórum. La entrevista que teníamos concertada con Stuart Murdoch a las 12:00 del mediodía nos obligó a sacrificar el pase de prensa de la película estrella de hoy, el estreno fuera de competición de George Clooney con The Monuments Men. Su paso por Berlín ha revuelto el Palast, por lo menos entre el público a pie de calle, donde esta tarde no cabía ni un alfiler en los alrededores del recinto. El filme tendrá tres únicos pases mañana, uno de los cuales ya nos hemos asegurado. En consecuencia, ha sido un día de reprogramar el planning y estudiar opciones. Algo inevitable en festivales de esta envergadura. En el marco de la Sección Oficial se nos escapó The Beloved Sisters, drama histórico de 170 minutos que al parecer ha tenido un recibimiento frío y al que diversos periodistas ya tildan de telefilme y selección de dudoso criterio en la Berlinale. Por nuestra parte, comenzamos el día con la primera película Forum. La del cineasta canadiense Denis Côté y su reflexión observacional en torno a la relación del trabajador con su máquina y de los anhelos vitales de éste, desde una óptica muy austera, e incluso algo marciana en algunos momentos. De ahí pasamos a la entrevista conjunta junto a Stuart Murdoch, el cineasta y músico de God Help The Girl, la cinta con la que el miembro de Belle & Sebastian ha debutado en el cine y que le ha dado a su grupo toda una representación visual del universo que lo personifica. Tras un breve descanso, almuerzo mediante, llega el turno de la estonia Free Range, retrato de un joven escritor con ínfulas de poeta que rememora el espíritu rebelde y puramente egocéntrico de cierta juventud de artistas. Y, finalmente, la guinda del día: una vergonzosa intentona de acercamiento al estilo nocturno alucinatorio del Wong Kar-wai de Fallen Angels, de la mano del cineasta chino Zhou Hao, pero con el onanismo y la pretenciosidad de un director pseudoadolescente de 21 años que todavía evidencia una inmadurez de estilo y gusto demasiado acusada para un festival como el de Berlín.

    Que ta joie demeure, de Denis Côte

    JOY OF MAN'S DESIRING

    Canadá
    Que ta joie demeure
    Dirigida por Denis Côté
    Fórum

    Si tuviéramos que elegir un título para introducir el concepto sobre el que gira Joy of Man's Desiring, podría ser algo cómo: “El hombre, la maquina y el trabajo”. La última película de Denis Côté centra su atención en un afán puramente observacional alrededor de los anhelos y las frustraciones de una serie de trabajadores de distintas fábricas; desde un taller industrial textil, hasta otro de procesamiento y empaquetado de café, pasando por la metalurgia o la construcción de muebles. Nos encontramos ante una quietud que mantiene inalterable el transcurrir de las vidas de estas personas, día tras día, durante años, trabajando con la misma maquina. La que conocen con los ojos cerrados y a la que se la dota de una especie de personificación que asemeja la relación laboral de trabajador y maquina, casi como la de una unión humana. Côté abre la película con un primer plano sin cortes en el que una mujer con la cabeza ladeada mira con dureza y seguridad hacia un punto tras de sí. Parece que habla de otra persona, y sobretodo de lo que ambos se deben y lo mucho que se necesitan. Está hablando de su maquina.

    Denîs Côté aborda Joy of Man's Desiring desde la óptica de un observador neutro que mira sin juicio, aunque en el fondo la mera selección de imágenes sea ya un juicio en sí mismo. Tras el breve monólogo inicial, enfoca su mirada en los engranajes de las maquinas; posteriormente en los espacios que estas ocupan, y sólo cuando ya conocemos su sonido y su dinámica, en las personas que las llevan. No tiene prisa por hacerles hablar, ni tampoco parece preocupada en llenar los espacios en blanco con algo que no sean las imágenes. La austeridad por la que aboga consigue que las contadas conversaciones sean un bálsamo de contenido en un conjunto, tal vez demasiado extremo en su minimalismo. Menos es más, pero cuando la selección de imágenes es expresiva en sí misma y no sólo una reiteración de ideas. Joy of Man's Desiring dura 70 minutos, pero lo que expresa podría contarse en 10 o 15. Los espacios vacíos y los rostros humanos pueden ser hermosos sin importar el contexto; la eterna espera del silencio de una fábrica, la metáfora evidente de un mundo que para esos trabajadores es siempre el mismo. A Côté le cuesta encontrar a sus personajes. Su cámara va enfocando rostros, intentando discernir cual puede ser el mejor representante de sus conceptos, y aunque tarda casi una hora en encontrarlos, al final lo consigue. En los últimos minutos de película, esos elegidos son el evidente retrato del hombre que vive deseando. El problema es que el director divaga en su búsqueda y el espectador hace tiempo que ha abandonado la fábrica. | ★★★★(50|100)

    Ballaad maailma heakskiitmisest

    FREE RANGE

    Ballaad maailma heakskiitmisest
    Estonia
    Dirigida por Veiko Õunpuu
    Intérpretes: Mari Abel, Jaanika Arum, Jim Ashilevi, Roman Baskin, Lauri Kaldoja, Lauri Lagle,
    Liis Lindmaa, Markus Luik, Loore Martma, Laine Mägi, Laura Peterson, Rita Raave.
    Forum

    Veiko Öoumpuu es un cineasta experimental estonio que tiene en su haber tres películas y un mediometraje. Es un desconocido para aquellos no familiarizados con el cine realizado en el Báltico, una industria habitualmente poco explorada, pero que en tan sólo seis años ha conseguido labrarse un pequeño hueco entre los nombres ha escoger en la selección de Festivales. La culpa la tiene su primer largo, Baile de Otoño, del año 2006. Adaptación de una novela de Mati Unt de corte coral alrededor de seis personajes conviviendo en un complejo de edificios en la década de los 80. Por este filme, Veiko ganó el Premio Horizons en el Festival de Venecia, el Gran Premio en el Festival de Bruselas y una Mención Especial en Karlovy Vary, amén de dejar su huella en otros certámenes de renombre como Sundance o Róterdam. Su segunda película, The Tempation of St Tony, fue seleccionada para representar a su país en los Premios Óscar, aunque no pasaría la selección final. Aquí en Berlín llegamos a su tercera obra, uno de los seleccionados en la Sección Forum que, como recordamos, es una sección dedicada a geografías cinematográficas ignoradas, obras de corte experimental o que abogen cierto riesgo y cintas, en definitiva, situadas en los márgenes de gran parte de la industria.

    Free Range es el ejemplo perfecto de una película Forum. Es particular en sus formas: tiene imagen granulada, montaje arrítmico y cuenta la historia de un inadaptado bastante irritante. Un joven, posiblemente cercano a los 30, escritor y crítico de cine bajo el mando del padre de su novia, que percibe el mundo desde una extrañeza y desdén que recuerda al de otros inadaptados literarios de renombre, aunque no llegue a su misma solidez. Fred, que así se llama el joven poeta atormentado, se percibe a sí mismo como un incomprendido al que no le gusta nada el trabajo. Y ni siquiera sus próximas responsabilidades como padre parecen cambiar su actitud de artista frívolo. Veiko dibuja un ambiente de romántica nostalgia que en sus subrayados musicales puede poner en peligro a los diabéticos, pues la selección de canciones no es precisamente poco llamativa, como tampoco algunas de las metáforas visuales que utiliza, que de ingenuas resultan incluso incomodas, la más alarmante de las cuales se produce justo en los últimos planos, como recién salidos de un anuncio sobre fe católica. Sin duda, Forum es una sección para tomársela con paciencia. | ★★★★(48|100)

    YE

    THE NIGHT

    YE
    República Popular China
    Zhou Hao
    Intérpretes: Zhou Hao, Liu Xiao Xiao, Li Jin Kang, Zhou Feng Qi.
    Panorama

    Por último, y como decíamos en la introducción, Zhou Hao nos ha entregado la joya del día, ironía mediante. La historia de un chapero de cierta experiencia, una prostituta y un chico joven empezando en el mundillo que se enamora del primero, con el consecuente triángulo amoroso ya servido. Lo que sigue son callejones vacíos y helados de nata derritiéndose en las manos. Simbolizaciones ridículas y un afán poético de marcada pretenciosidad que parece querer acercarse al lenguaje que en su día trabajó Wong Kar-wai en Fallen Angels; el de ese universo nocturno, inconsciente y casi irreal en el que se convierten los suburbios de China. Zhou evidencia su juventud en el hedonismo que desprende su propuesta, y en el subrayado continuo de ciertas ideas. La más básica: la del narcisismo de su protagonista. Mientras éste danza delante de un espejo observándose provocativamente, de fondo suena una canción llamada “Little Tiny Narcissus”; escena que el director alterna en el montaje hasta el final del metraje, desde diferentes perspectivas y cada vez con mayor riesgo. El pelo tintado de rojo, los labios pintados, sin camiseta y con corbata, tumbado en un espejo lleno de besos impresos en él, mientras la misma canción sigue sonando y el plano se alarga innecesariamente.

    Zhou Hao destacaba al inicio del pase que apreciáramos la selección musical que él personalmente realizó para la película. Y es evidente que tienen presencia, pero no terminan de funcionar en el conjunto. No cuando se introducen de manera tan insistente. La apuesta visual de cámara digital y sonido directo podría considerarse deliberada. Y aporta cierta cercanía al ambiente de sordidez que la película trabaja, sobretodo en las escenas nocturnas. El director aborda el sexo con la altivez y autoconfianza de un adolescente que no se avergüenza de su propia frivolidad, es consciente de ella y la explota convirtiéndola en película. Aunque en el fondo subyace una historia de amor de mimbres muy débiles, y ni el diálogo del sexo ni el de la relación funcionan en ningún aspecto. Curiosa decisión también la de construir las escenas sexuales desde un punto de vista totalmente subjetivo centrado en la mirada del cliente. Hou busca incomodad, y la consigue, pero no por provocador, sino por ordinario. The Night es una propuesta más frívola que reflexiva, fiel reflejo de la juventud de su cineasta, apenas 21 años, protagonista también de la cinta, y que ofrece bastante poco más allá de algunas decisiones formales y de contenido. Numerosas deserciones y cabezadas fueron la tónica del pase. | ★★★(20|100)


    Gonzalo Hernández
    envíado especial a la 64ª edición del Festival de Berlín

    Los protagonistas del día|

    El impacto mediático del día está firmado por George Clooney y el poderoso reparto de The Monuments Men. Parece que los flashes y gritos a su llegada al Palast se convirtieron en bostezos y desilusión. En el próximo artículo se lo contaremos de primera mano.

    The Monuments Men en Berlín
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]