Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Americana 2014 | Segunda jornada

    Short Term 12

    La educación es el mundo

    Crónica de la segunda jornada del Americana Film Fest 2014

    La segunda jornada del Americana ha resultado en su conjunto muy intensa. Drama, documental, comedia junto un sentido homenaje a la figura de Philip Seymour Hoffman. Los espectadores respondieron masivamente a la propuesta de la organización, que ya consiguió sold-out en los dos últimos pases de la noche. Y no sólo eso, la audiencia se ha volcado con el festival, convirtiendo la muestra en una fiesta absoluta del cine. Poco importa que el segundo día en los cines Girona la mayoría de películas dejaran una sensación agridulce. No tanto porqué gustaran más o menos; sino porqué dentro de su metraje tenían tiempo y habilidad suficiente para sacar las carcajadas y sonrisas más sinceras de los espectadores; y para hacer reflexionar sobre una dura situación. Contextos que se centraban, mayoritariamente, en la educación y la importancia de las figura paterna. Antes de reanudar las proyecciones, el staff de Americana tuvo el detalle de brindarle un homenaje a esa bestia de la interpretación llamada Philip Seymour Hoffman, que, desgraciadamente, se nos ha marchado antes de tiempo. La obra elegida fue Jack Goes Boating, una creación, de origen teatral, sobre un tímido conductor de limusinas neoyorquino que conoce a una chica y intentará vencer su timidez para conquistarla. Además de estar protagonizada por el propio Hoffman, es su única película como director. El sonoro y largo aplauso cuando la pantalla se fue a negro emocionó y mucho. No sólo por la presencia de este maravilloso intérprete, sino porque el filme, que se nutre muy positivamente de todo su reparto e intenta diseccionar los altibajos de la vida adulta con sensibilidad, lo merece. Una cinta modesta donde destacan los pequeños gestos y los detalles. Una historia contada con optimismo pero dura sobre el amor y sus consecuencias.

    Seguimos con American Promises, un documental sobre la educación de dos chicos de color desde los 5 hasta los 17 años, realizado por los padres de uno de ellos. Un trabajo que pretende reflexionar sobre las diferencias existentes entre la educación más selectiva, con solo un 25% de alumnos no blancos, y las escuelas de los diferentes distritos. Plantea la idea de que siguen habiendo conflictos raciales, una idea que, si bien, probablemente sea cierta, no acaba de interesar a un público demasiado intoxicado con esta temática. Su verdadera virtud, en cambio, reside en los 13 años de trabajo titánico y en su capacidad de conseguir dar sentido a las más de dos horas de duración y a la complejísima reflexión que pone sobre la mesa el papel de los padres en la educación de los niños. ¿Hasta qué punto deben ayudar a hacer los deberes? ¿Cómo deben motivarlos? La riqueza de American Promise reside al ver los fallos y los aciertos de las figuras paternas y los niños a lo largo de los años; y ver como la determinación es capaz de llevarnos hasta donde queramos ya sea por la vía rápida o por el camino más largo. Después de dos películas que removían conciencias, llegaba el turno a la comedia del día; In a World…, compendio de situaciones disparatadas en la que una chica intenta entrar en el complicado y masculino mundo del doblaje de tráilers en Estados Unidos. Lake Bell escribe, dirige y protagoniza esta comedia con un sinfín de eficientes secundarios. Una comedia que gusta más por sus guiños hacia el mundo sonoro que por los gags cómicos planteados. Por último, el Americana decidió cerrar el día con Short Term 12, uno de los filmes independientes que más éxito ha cosechado el pasado año. Un largometraje que da una vuelta de tuerca sobre la importancia de las figuras paternas en la educación y nos sitúa en un centro de acogida para adolescentes en situación de vulnerabilidad. La cinta, dirigida por Destin Cretton —apunten ese nombre— nos muestra con una desnudez y una naturalidad abrumadora el día a día de los niños/adolescentes y de sus cuidadores, consiguiendo un crisol de todo tipo de personalidades. Todos brillan con luz propia —destacando a la protagonista, Brie Larson— y conforman una sobria y compleja reflexión sobre la confianza, los miedos, la necesidad de compresión y la dificultad de expresar los sentimientos. No es perfecta pero es el ejemplo paradigmático del cine independiente y su voluntad de remover corazones y vísceras.

    Ginebra Bricollé Nadal
    Barcelona.

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]