• Noticias
    Loading...

    Especial Karlovy Vary 2014 | Diez días de magia bohemia

    Boyhood | Fragmentos de nuestra memoria

    El congreso | La vanguardia, la belleza

    La Flaca del cine clásico | Hasta pronto Mrs. Bacall

    Locke | El precio de la honestidad

    LA NIEBLA (THE FOG, JOHN CARPENTER, 1980)

    La niebla, de John Carpenter (1980)
    EL ELIZABETH DANE VUELVE A ANTONIO BAY
    La niebla (The Fog, John Carpenter, 1980)

    Completamos nuestra Sesión doble de esta semana dedicada a John Carpenter con uno de sus clásicos más entrañables, una pequeña cinta de terror, anclada (a primera vista) dentro del subgénero de películas de zombis, que no fue muy bien recibida en el momento de su estreno. El motivo: las altas expectativas creadas tras el éxito de la excelente La noche de Halloween (1978), que dejó el listón demasiado alto para el realizador neoyorquino.

    El germen de la historia surgió cuando el director presenció cómo un espeso banco de niebla avanzaba sobre Stonehenge. Aquella inquietante visión hizo que escribiera este guión a dos manos con Debra Hill sobre un pequeño pueblo costero sobre el que se cierne una terrible maldición. Hace cien años, los vecinos de Antonio Bay asesinaron a sangre fría a los marineros del barco Elizabeth Dane para quedarse con su tesoro. Esta matanza fue guardada en secreto por los habitantes hasta que en la actualidad, coincidiendo con el primer centenario de los hechos, aquellas víctimas vuelven desde el Más Allá reclamando venganza, envueltos en una amenazante y espesa niebla. Ciertamente, el argumento es uno de los más atractivos que ha dado este cineasta, quedando resumido en el magnífico arranque de la cinta, donde John Houseman cuenta esta leyenda de terror a unos niños alrededor de una hoguera. Un momento que, apoyado por la inquietante música (obra del propio Carpenter, como casi siempre), sabe poner los pelos de punta al espectador, haciendo que entremos en ambiente desde el minuto uno. 

    The Fog, John Carpenter

    A pesar de su escueto presupuesto de un millón de dólares, hay que reconocer que el filme tiene una lograda estética, que le confiere un aspecto de título más caro. La espectacular fotografía y las perfectas localizaciones del pueblo de Antonio Bay (algunas de las tomas costeras fueron rodadas en el mismo lugar que Hitchcock utilizó para su Bodega Bay de Los pájaros) fueron elementos decisivos para el buen resultado visual de la cinta. También los efectos especiales, sencillos y artesanales, cumplen a la perfección, especialmente en lo referente a los momentos donde la densa niebla hace acto de presencia. Contemplar la sombra de esos marineros muertos en medio de la neblina fue una experiencia realmente aterradora para los que crecimos en los 80. El ritmo que John Carpenter le imprime a su historia es pausado, pero la tensión y el miedo van en aumento a cada minuto que pasa. La escena posterior a la de John Houseman y los niños, con el pueblo de Antonio Bay sufriendo en la noche una serie de extrañas manifestaciones y la presentación del personaje principal, la locutora de radio Stevie Wayne (muy bien interpretada por Adrienne Barbeau, por entonces esposa del director) son también destacables. Pero si de algo anda sobrada esta obra es de momentos perturbadores: la matanza de los marineros por parte de los piratas zombis que toman su embarcación, la niebla rodeando la casa de cristal donde están el pequeño hijo de Stevie y la niñera o el climático final entre los supervivientes atrincherados en el interior de la iglesia, mientras que Stevie trepa hasta lo alto del faro perseguida por estos piratas, son buena prueba de ello.

    En el apartado actoral, destacar que se trata de una historia coral, donde el protagonismo queda repartido entre un reparto nutrido de habituales en el cine carpenteriano. Junto a la ya mencionada Adrienne Barbeau, podemos ver a una jovencísima Jamie Lee Curtis (La noche de Halloween), Nancy Loomis (Asalto a la comisaría del distrito 13, La noche de Halloween), Tom Atkins (1997: Rescate en Nueva York), arropados por veteranos tan ilustres como John Houseman, Hal Holbrook y la mítica Janet Leigh, madre de Jamie Lee en la vida real y todo un referente en el género desde su escena en la ducha de Psicosis (1960)

    La niebla, de John Carpenter

    La niebla (1980) bien podría pertenecer a ese trillado subgénero iniciado por La noche de los muertos vivientes (1968), pero Carpenter se decantó por otorgarle una narración más elegante y clásica, con escasas concesiones al gore y apostando por la tensión y la atmósfera opresiva, muy en la línea de Los pájaros (1963), de Alfred Hitchcock. También hay claras referencias al oscuro universo de H. P. Lovecraft, al que volvería a visitar en uno de sus filmes más curiosos, En la boca del miedo (1995). Aunque la crítica, como ya mencioné anteriormente, la recibió como una obra menor de su director, funcionó muy bien en taquilla, con una recaudación de más de 21 millones de dólares. Hoy en día, y gracias al descenso de calidad de la obra de su director en los últimos tiempos, La niebla es un pequeño clásico, un filme cien por cien Carpenter que supone una perfecta muestra de lo mejor que podía alcanzar este cineasta en su afán por asustar al gran público. Eso sí, su obra maestra tardaría dos años más en llegar. Su título: La cosa.

    José Antonio Martín.

    Estados Unidos. 1980. Título original: The Fog. Director: John Carpenter. Guión: John Carpenter y Debra Hill. Productora: AVCO Embassy Pictures. Presupuesto: 1.000.000 dólares. Recaudación: 21.378.361 dólares. Localización principal: California. Música: John Carpenter. Fotografía: Dean Cundey. Montaje: Charles Bornstein y Tommy Lee Wallace. Intérpretes: Adrienne Barbeau, Jamie Lee Curtis, Tom Atkins, Hal Holbrook, Janet Leigh, Nancy Loomis, John Houseman, Charles Cyphers, James Canning, Ty Mitchell.

    11 comentarios:

    1. Un poquito de Lovecraft y unas buenas gotas del genial William Hope Hodgson podrían ser las magníficas bases literarias de esta película de Carpenter. "En la boca del miedo" me encanta, pero mis favoritas de Carpenter son sin duda "La niebla", "La cosa" (claro, está fácil) y "Cigarette Burns", uno de sus episodios para la serie de televisión "Masters of Horror". ¡Estoy deseando que lo veas para que me comentes qué te parece! Estupenda doble sesión dedicada a Carpenter, Jose. 

      ResponderEliminar
    2. Llosef, nos gustan las mismas pelis de John Carpenter Jejeje. Veré "Cigarette Burns" en cuanto pueda, no lo dudes. Se me amontonan los deberes. Muchas gracias por tu visita y un abrazo. P.D.: Tenemos que planear el siguiente dueto...

      ResponderEliminar
    3. Yo todavia no he visto la Película antigua de la niebla pero si una película moderna. ..

      ResponderEliminar
    4. La película que has visto imagino que debe ser "La Niebla de Stephen King", muy buena también, pero no tiene nada que ver con ésta. El título es lo único que comparten. Te recomiendo la de Carpenter si te gusta el cine clásico de terror. Un saludo, Javier Ramírez. 

      ResponderEliminar
    5.  Decir que la adaptación de la novela de Stephen King me encanta. Ésta no la recuerdo bien pero le voy a poner remedio ipso facto. Buen comentario Jose. Un abrazo.

      ResponderEliminar
    6. Ipso facto, Emilio. Ya estás tardando. Ambas Nieblas son estupendas películas y de la de Stephen King me sorprendió el arriesgadísimo final, toda una muestra de valentía en el Hollywood tan convencional de hoy. Muchas gracias y un abrazo!

      ResponderEliminar
    7. Ésta sí que la ví en su momento... Demasiado jovencita aún, casi una niña... Así que imagínate el miedo que pasé... Me costó un trabajito irme a dormir...
      Besotes!!!!

      ResponderEliminar
    8. Sabía que "La Niebla" la tenías que haber visto, Margari. Si es de nuestra época... Entiendo muy bien que te costara dormir. Solamente la escena de apertura, con John Houseman contando la historia, ponía la piel de gallina... Un besote y muchas gracias por seguirnos!

      ResponderEliminar
    9. Peliculón, adoro Carpenter. De hecho conocí este blog buscándolo. Da miedo y te atrapa es algo difícil de explicar. De sus mejores películas.

      ResponderEliminar
    10. Me alegra que compartas nuestra fascinación por el maestro Carpenter, Bickle28. Coincido también en que este es uno de sus más logrados trabajos. Seguirás encontrando al director en próximas sesiones, ya que es un placer escribir sobre él. Un saludo y gracias!

      ResponderEliminar
    11. Yo tenia 10 anios, la Musica de los Creditos, la tengo como tono en mi CEL...

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Avances