Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    'CACTUS RIVER', de Apichatpong Weerasethakul

    Cactus River, de Apichatpong Weerasethakul
    ¿Incomprendido o genio? Mimado por la crítica, Apichatpong Weerasethakul supone un nuevo estadio para el arte cinematográfico. Ese que reduce el celuloide a fetiche y nos muestra de maneras impensables diferentes ángulos de una misma historia. El cineasta tailandés, único en la conjunción de la mística con el compromiso social se ha ido ganando un hueco en el viejo continente desde que obtuvo el premio del Jurado de Cannes 2004 con ‘Tropical Malady’. ‘Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives’ (2010) supuso el espaldarazo definitivo con la obtención de la Palma de Oro y el premio de la crítica de Sitges en el año 2010. Weerasethakul renovaba la definición de ‘auteur’ con este alucinógeno lienzo sobre la familia y el pasado que se convirtió en uno de los hitos de aquel año. Algo que le otorgó al director de Khon Kaen el estatus de realizador de culto. Paradojas de la arte, es admirador del cine de Steven Spielberg y al igual que el Rey Midas la nostalgia es uno de los ejes de su filmografía. Viendo sus filmes quien diría que ‘E.T, el extraterrestre’ es el motor que impulsó su carrera. Una de las curiosidades de su obra es que todo largometraje viene concebido a partir de un corto. Un formato clave en su carrera como demuestra esta pieza en blanco y negro contrastado titulada ‘Cactus River’ (Khong lang nam, 2012) presentado este año.

    Cactus River (2012)


    Cactus River, de Apichatpong Weerasethakul
    Después de aparecer en mi película en 2009, Jenjira Pongpas ha cambiado su nombre. Como muchos tailandeses, está convencida de que su nuevo nombre le traerá buena suerte. Así que Jenjira se ha convertido en Nach, que significa agua. Algo después, estaba vagabundeando por internet y se encontró con un soldado retirado, Frank, de Cuba, Nuevo Mexico, USA. Unos pocos meses después se casaron y ella se convertido oficialmente en la Sra Nach Widner.

    Los recién casados encontraron una casa cerca del rio Mekong, donde Nach había crecido. Pasa la mayor parte del día tejiendo calcetines de bebé para venderlos, mientras que él disfruta de la jardinería y ve la televisión (A menudo sin sonido porque la mayoría de los programas son en Tailandés).

    Cactus River es un diario del tiempo en que visité a la pareja: de los varios temperamentos del agua y el viento. El fluir de los dos ríos, Nach y el Mekong, activa mis recuerdos del lugar donde rodé varias películas. A lo largo de los años, esta mujer cuyo nombre una vez fue Jenjira me ha presentado a este río, su vida, su historia y sus creencias sobre el futuro que le espera. Ella está segura de que pronto no habrá agua en el río debido a la construcción de presas corriente arriba, en China y Laos. Yo también me di cuenta de que Jenjira ya no existía”.

    Apichatpong Weerasethakul.

    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Esto qué es ¿cine mono asiático? Me faltan opiaceos en sangre para poder valorar con criterio. Supongo que es el 'otro cine'. Te aplaudo igual Luna por la iniciativa, eres un valiente.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]