Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    'CACTUS RIVER', de Apichatpong Weerasethakul

    Cactus River, de Apichatpong Weerasethakul
    ¿Incomprendido o genio? Mimado por la crítica, Apichatpong Weerasethakul supone un nuevo estadio para el arte cinematográfico. Ese que reduce el celuloide a fetiche y nos muestra de maneras impensables diferentes ángulos de una misma historia. El cineasta tailandés, único en la conjunción de la mística con el compromiso social se ha ido ganando un hueco en el viejo continente desde que obtuvo el premio del Jurado de Cannes 2004 con ‘Tropical Malady’. ‘Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives’ (2010) supuso el espaldarazo definitivo con la obtención de la Palma de Oro y el premio de la crítica de Sitges en el año 2010. Weerasethakul renovaba la definición de ‘auteur’ con este alucinógeno lienzo sobre la familia y el pasado que se convirtió en uno de los hitos de aquel año. Algo que le otorgó al director de Khon Kaen el estatus de realizador de culto. Paradojas de la arte, es admirador del cine de Steven Spielberg y al igual que el Rey Midas la nostalgia es uno de los ejes de su filmografía. Viendo sus filmes quien diría que ‘E.T, el extraterrestre’ es el motor que impulsó su carrera. Una de las curiosidades de su obra es que todo largometraje viene concebido a partir de un corto. Un formato clave en su carrera como demuestra esta pieza en blanco y negro contrastado titulada ‘Cactus River’ (Khong lang nam, 2012) presentado este año.

    Cactus River (2012)


    Cactus River, de Apichatpong Weerasethakul
    Después de aparecer en mi película en 2009, Jenjira Pongpas ha cambiado su nombre. Como muchos tailandeses, está convencida de que su nuevo nombre le traerá buena suerte. Así que Jenjira se ha convertido en Nach, que significa agua. Algo después, estaba vagabundeando por internet y se encontró con un soldado retirado, Frank, de Cuba, Nuevo Mexico, USA. Unos pocos meses después se casaron y ella se convertido oficialmente en la Sra Nach Widner.

    Los recién casados encontraron una casa cerca del rio Mekong, donde Nach había crecido. Pasa la mayor parte del día tejiendo calcetines de bebé para venderlos, mientras que él disfruta de la jardinería y ve la televisión (A menudo sin sonido porque la mayoría de los programas son en Tailandés).

    Cactus River es un diario del tiempo en que visité a la pareja: de los varios temperamentos del agua y el viento. El fluir de los dos ríos, Nach y el Mekong, activa mis recuerdos del lugar donde rodé varias películas. A lo largo de los años, esta mujer cuyo nombre una vez fue Jenjira me ha presentado a este río, su vida, su historia y sus creencias sobre el futuro que le espera. Ella está segura de que pronto no habrá agua en el río debido a la construcción de presas corriente arriba, en China y Laos. Yo también me di cuenta de que Jenjira ya no existía”.

    Apichatpong Weerasethakul.

    Feelmakers

    1 comentarios:

    1. Esto qué es ¿cine mono asiático? Me faltan opiaceos en sangre para poder valorar con criterio. Supongo que es el 'otro cine'. Te aplaudo igual Luna por la iniciativa, eres un valiente.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]