Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    LOS DIARIOS DEL RON (THE RUM DIARY, 2011)

    The Rum Diary poster
    UN CARIBE APAGADO

    El adjetivo maldito es pasto del marketing. Normalmente lo utilizamos para referirnos a objetos o personas que arrastran una especie de nube negra que los condena de por vida. El artista maldito es cool por definición: ya sean escritores, músicos, pintores o vendedores de humo inclasificables, éstos poseen el don de la elocuencia, mordacidad, visión privilegiada, estilo y atractivo. La industria ha encontrado un filón entre este tipo de creadores que, habitualmente, son reconocidos por su excentricidad y su rebeldía. A veces, incluso, por su calidad. Y Hunter S. Thompson pertenece a este último grupo.

    Nacido en Louisville, Kentucky, el futuro creador del periodismo gonzo –profesional de la comunicación que se convierte en protagonista y, por tanto, en personaje de sus propias aventuras– creció en la boca de lo que llamamos la América profunda. Allí, la derecha estadounidense ha encontrado su puño desde tiempos remotos. Poca cosa para un atormentado chaval que creció junto a sus dos hermanos y una madre alcohólica: el apetito por la transgresión siempre fue en su ADN. Lo echaron del ejército ("fui declarado como completamente inclasificable", diría poco después) y de varios periódicos. Porque ese excéntrico imprevisible despreciaba la autoridad, disfrutaba siendo el patito feo de una sociedad efervescente cuyos hijos se dejaban la vida en Vietnam. Diversas geografías en las que el presidente de turno cargaba violentamente con toda su artillería.

    Hunter S. Thompson era una estrella de rock con máquina de escribir, considerando que puso su ardiente prosa al servicio de la cultura pop: sus artículos para Rolling Stone crearon un manifiesto psicodélico titulado Miedo y asco en Las Vegas (obra que el también opiáceo Terry Gilliam plasmó en celuloide con Johnny Depp y Benicio del Toro como protagonistas) y otro directo a la mandíbula sobre esos agresivos moteros conocidos por el sobrenombre de Ángeles del Infierno. La sensibilidad del escritor mostraba una febril querencia por los fuera de la ley, hundía su bisturí en la mugre, empatizaba meritoriamente con la contracultura, y hacía de ésta un valor tan divertido como pedagógico. Vale, una pedagogía sucia, pero útil al fin y al cabo. El relato gonzo bebía del nuevo periodismo acuñado por Tom Wolfe, Gay Talese, Truman Capote o Norman Mailer, y se servía de las mismas herramientas –investigación y estilo libre– para construir un artefacto notable, donde el arco de transformación de las voces desembocaba en un confortable chute: drogas e incertidumbre se daban cita en las páginas de Thompson como la tragedia y la sed de venganza lo hacían en las obras de Shakespeare. ¿Cómo evitar, pues, la tentación de llevar este impagable universo a la pantalla grande?

    Johnny Deep in The Rum Diary
    Johnny Deep es Paul Kemp en Los diarios del ron la adaptación de la obra homónima de Hunter S. Thompson
    Tras contemplar los resultados –aceptables, sin más– de Miedo y asco en las Vegas, dirigida por el ya citado Terry Gilliam, y otro sincero (y animado) homenaje con piel de reptil titulado Rango, parece ser que era el momento de adaptar una de las últimas obras del autor de Kentucky: The Rum Diary, o Los diarios del ron en tierras latinas. Para ello, Johnny Depp, un buen amigo de Hunter S. Thompson, ha tomado las riendas como productor de este apócrifo homenaje que llega a nuestra cartelera en virtud del recuerdo y el guiño a una amistad eterna, la de Johnny y Hunter, que probablemente originó largas horas de conversaciones más o menos apasionantes, con dos tipos narrando sus éxitos y sus miserias, con algún que otro desfase psicodélico –no obstante, el protagonistas de la saga Piratas del Caribe gusta de juntarse con estrellas, ay, malditas del estilo pasivo-agresivo de Keith Richards–, con sendas risotadas que concluían en interminables rondas de whisky y tabaco.

    Giovani Ribisi in The Rum Diary
    Giovani Ribisi (en su línea) en uno de los fotogramas de El diario del ron de Paul Robinson
    La presencia de Bruce Robinson –guionista de Los gritos del silencio– detrás de la cámara es simplemente anecdótica, ya que la presentación del relato carece de empaque y potencia visual. Cuenta la historia de Paul Kemp, un periodista que desembarca en Puerto Rico con la intención de ganarse la vida haciendo lo que mejor sabe: escribir. Y, sin embargo, pronto descubre que allí tienen cabida el desenfreno y la perversión (aunque moderada, pues el hombre tan sólo se limita a desear a la mujer del prójimo, en este caso jefe, quien flirtea con él desde primera hora). Por supuesto, ese tal Kemp es el álter ego de Hunter S. Thompson: no hace falta conocer en profundidad su obra para identificar esa falsa contención, sus modales desinhibidos y cierta dosis de soberbia. Lo interpreta epidérmicamente Johnny Depp, que abusa de la mueca y parece sentir el frío postraumático de The Tourist. Da la sensación viendo esta película de que hay una distorsión sin atenuar, como un esbozo de lo que podría haber sido y no fue. También nostalgia literaria hacia un hombre profundamente genuino. Pero no entiendo la trama de especulación con Aaron Eckhart de por medio, ni la problemática del incipiente héroe. Asisto a una sucesión de hechos mal conectados, que no me provocan el mínimo interés. Y cuando llega el episodio alucinógeno, estoy a punto de darle un buen aunque breve (no hay mucho) lingotazo a la botellita de ron que me han regalado a la entrada. Con todo, me agrada escuchar notas de blues, pero no advierto la presencia de Hunter S. Thompson: todo el exceso que aglutinaba Miedo y asco en Las Vegas, converge aquí en una reflexión crepuscular que hace de este cowboy un triste perdedor sin rumbo.

    Separador
    Imdb The Rum DiaryPor Juan José Ontiveros

    Leo, escribo, a veces pienso.
    El cine es totalmente subjetivo.
    Decía Hitchcock que "son 400 butacas que llenar".
    En esas butacas, además, puedes ver clásicos como Johnny Guitar.

    Edición por Emilio Luna
    Special Message from Johnny Lang

    Separador
    Feelmakers

    3 comentarios:

    1. De nuevo como siempre, un texto excelente amigo. Ya te digo yo que esta película no me sugiere nada desde que conocí el proyecto. Tenía el halo de película B de lejos con un Deep megasobreactuado y un montón de actores decentes perdidos en el caribe. Efectivamente tras su estreno en USA todas mis sospechas se cumplieron. Y llega a España porque el actor tiene mucho cartel aquí....

      Un abrazo!!

      ResponderEliminar
    2. Siempre es bueno saber qué película no ver, así que se agradece la crítica.
      Besotes!!!

      ResponderEliminar
    3. Alguien le ha dicho a Deep que algo diferente en todas sus últimas películas. Pasarse de vueltas no es siempre la mejor opción Johnny...aunque como comentaba tu compañero en la radio este Thompson era histriónico de c...

      Marco

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]